Desde Adentro

Empezar de cero: ¿lo has vivido?

Por Yazmín Di Maio

Una de las enseñanzas que me dejó la pandemia es ser más intencional en acercarme a amigos que por el ajetreo diario, había dejado de ver hacía tiempo. Llena el alma reunirse con amigos a los que no había visto hacía tiempo pero que me conocen de hace mucho. Algunos de ellas me decían que se recordaban de mí en tiempos de la universidad, en los que yo tenía como 5 trabajos y que admiraron siempre que cuando salíamos a comer, yo pagaba mis gastos fruto de mi trabajo, además de pagar mi universidad también. Y es que, aunque no me puedo quejar, no he tenido nunca una vida fácil. Mi mamá es la persona que más admiro, porque siendo madre soltera, ella también siempre tuvo muchos trabajos y me sacó adelante con la ayuda de Dios. Ella también empezó a trabajar recién graduada del colegio para ayudar a sus papás, compró su propia casa, su vehículo, en fin, toda una mujer luchadora y admirable.

Se casó cuando yo tenía 6 años y a mis 8 años nos fuimos a vivir a Italia, vendiendo todo para empezar de cero en otro país. Al cabo de 4 años, mi mamá quedó viuda y nos tocó vender todo otra vez, para regresar a Guatemala a empezar nuevamente, de cero. En todo ese camino, siempre vimos la mano de Dios. Es que si algo quiero que las personas recuerden cuando yo muera, es que Dios siempre estuvo conmigo, es real, está aquí, con cada uno de nosotros.

Pero todos necesitamos vivir nuestros propios procesos. El que Dios esté conmigo no significa que no viviré procesos duros. Justo ayer conversaba este tema con una amiga, recordando tiempos de vida por los que hemos pasado, así como seguramente tú has pasado también y analizando que el tiempo por el que permanecerás en “tu proceso” dependerá exclusivamente del tiempo que te lleve el “aprendizaje” necesario para salir victoriosa. Algunas personas podemos extender ese proceso mucho más tiempo del necesario, si es que no aprendemos la lección que se nos presentó. Y esto es tan real, tan poderoso, porque es tal cual lo vivió Moisés y el pueblo de Israel. Se suponía que ellos debían atravesar el desierto en 11 días, pero permanecieron 40 años, porque no supieron aprender del “proceso” y ellos mismos lo alargaron.

Empezar de cero es algo que me ha sucedido fácilmente unas 6 veces en mi vida. Cuando tienes que vender todo, empacar lo que te quepa en un par de maletas y literalmente, irte a otro país sin nada más que fe y esperanza. Me tocó en mi propia experiencia de vida, irme de Guatemala de un día al otro, con las maletas mencionadas, dejar mi casa y perderlo todo, para empezar de cero, no en 1, sino en 3 países diferentes. Hasta que permanecí 3 años en República Dominicana, para luego volver a empacar, tomar a mis hijos, a mi mamá y mis maletas y regresar a Guatemala a empezar de cero.

Así que quiero dejarte estas lecciones valiosísimas que me sirvieron a mí, esperando puedan servirte si estás atravesando un proceso en el que sientes que la vida no es justa, que te debe algo, que estás cansada, para que mi travesía pueda ahorrarte un par de dolores de cabeza. Como dice el dicho “la sabiduría llega cuando aprendemos de los errores de los demás”:

  1. Analiza tu situación: hay poder en la reflexión. ¿Qué decisiones me llevaron hasta aquí? ¿Qué pude haber hecho mejor? ¿Qué cambiaría? Si bien no puedes retroceder al pasado, puedes aprender para el futuro.
  2. ¿Te consideras víctima de tus circunstancias o te consideras una mujer empoderada a pesar de ellas?: la victimización mata lentamente. Es como el aceite en la carretera en un día lluvioso, puede provocar accidentes, desvíos, tragedias. Sal de la victimización y toma responsabilidad por tus decisiones, por tu actitud, a pesar de las circunstancias.
  3. En todo momento, en todo lugar, realiza 2 acciones: 1. Ora. Pídele a Dios que te guíe, que te dé serenidad para aceptar lo que no puedes cambiar, valor para cambiar lo que sí eres capaz de hacer y sabiduría para comprender la diferencia. 2. Agradece. El imán más grande de cosas positivas en tu vida, es vivir agradeciendo.

Es mi deseo que en este final de año, puedas lograr un enfoque distinto de tu vida, aún si estás viviendo tu propio proceso en este momento, para darle la bienvenida al 2022 con entusiasmo, sabiendo que DESDE ADENTRO, emanas energía como un bumerang y regresa a ti en esa misma sintonía. Emanemos energía positiva.

Yazmín Di Maio

Certified Coach, Speaker and Trainer, The John Maxwell Team

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba