Crecer, aprender y evolucionarEducación

38 frases para fomentar la autoconfianza en los hijos

Confío en ti

La familia es responsable del sano desarrollo de las niñas y niños, no solamente desde la perspectiva física sino también del desarrollo de su inteligencia emocional. Por esta razón una de las cosas que más llega a preocupar a los padres es asegurarse que sus hijos sean realmente felices.

¿Cómo sé que mi hijo es feliz?

Un niño feliz es aquel que se siente confiado y seguro de sí mismo, y que sabe que cuenta con el apoyo y el acompañamiento de sus seres queridos, quienes le animan a ser lo que desee, a experimentar y a desarrollarse como persona.  Por lo tanto, el ejemplo que recibe de sus seres cercanos es clave para ello, y tener un vocabulario positivo será la clave para ello.

Autoestima

El autoestima debe entrenarse desde la infancia, y la familia juega un papel fundamental a la hora de que los hijos forjen una autoestima positiva, y crezcan fuertes emocionalmente y preparados para enfrentarse a los retos de la vida.

Una de las claves para fortalecer el autoestima es mostrarles confianza y brindarles seguridad, reforzando sus conductas positivas mediante el elogio de sus aciertos, y no remarcando sus errores.

De este modo, se puede ayudar a los niños a forjar una buena autoestima, y esta es la base de su salud mental futura.

Algunas de las frases que podemos decirles para demostrarles que confiamos en ellos y así ganen autonomía son:

  • Confío en ti
  • Se que puedes hacerlo
  • Habla, opina… me interesa y te escucho
  • Tu opinión es muy importante para mi
  • Eres tú quien debe hacerlo. Yo estaré aquí para apoyarte
  • Lo que has hecho ha sido sumamente valioso
  • Tu ayuda es fundamental en esta familia
  • Sin ti, no lo hubiéramos logrado
  • Me gusta como lo has hecho
  • Gracias por tu ayuda
  • Se que para ti ha sido un gran esfuerzo, lo valoro y te lo agradezco
  • Creo firmemente en tus capacidades y sé que puedes mejorarlo, por eso te animo a seguir practicando (cuando nos pregunten por algo que han hecho y creamos que puede mejorarse)

Algunas frases que podemos aplicar en nuestras conversaciones diarias con ellos son:

  • Aprende a confiar en ti
  • Cree en ti: puedes hacerlo
  • Escucha a tu corazón
  • Que las opiniones de los demás no te condicionen
  • Expresa siempre tu opinión, desde el respeto y la empatía
  • ¡Mira lo que has logrado!
  • ¡Tu esfuerzo ha merecido la pena!
  • Sueña en grande, ponte una meta y ve a por ello
  • Quien primero debe sentirse orgulloso del trabajo que has hecho eres tú
  • No te compares con nadie, todos somos únicos e irrepetibles
  • No podemos ser buenos en todo. Cada uno tenemos un talento especial. ¡Descubre el tuyo!

La importancia del esfuerzo

El esfuerzo es un valor que se debe inculcar desde que son pequeños, pues ninguno nacemos con capacidad de esfuerzo, trabajo o sacrificio. Sobreprotegerlos y darles todo lo que piden para evitarles problemas o sufrimientos, les hará crecer pensando que las cosas se consiguen fácilmente y sin necesidad de esforzarse.

La capacidad de esfuerzo y sacrificio debe desarrollarse día a día, convirtiendo conductas en hábitos y tratando siempre de superarse un poco más.

Los niños pueden llegar a comprender el valor del esfuerzo desde el ejemplo, y con frases cotidianas y motivadoras como:

  • Si esto es lo que quieres, lucha por ello
  • Las cosas que merecen la pena no siempre son fáciles de conseguir
  • No hay que rendirse ante las adversidades, sino luchar contra ellas
  • Las dificultades nos hacen más fuertes
  • Poco a poquito se va haciendo camino y hoy estás más cerca de lograrlo que ayer
  • Lo único imposible es aquello que no se intenta
  • La vida está llena de obstáculos, pero solo tú decidirás cuáles son tus límites
  • La única lucha que se pierde es la que se abandona
  • Si no has conseguido los resultados que esperabas, busca otra forma de hacerlo para obtener resultados distintos

Los errores, fuente de aprendizaje

A ninguno nos gusta equivocarnos, y a los niños mucho menos. Pero con la madurez vamos entendiendo que los errores son una excelente fuente de aprendizaje, y así debemos transmitírselo a los niños. Porque ninguno nacemos sabiendo, y errar es fundamental para seguir avanzando por la vida desde la experiencia.

Una forma de empoderar a los niños es hacerles ver que los errores no son un fracaso, sino una maravillosa forma de aprender:

  • Tus errores no te definen
  • Los errores son aprendizaje
  • Todos nos equivocamos; no debes sentirte mal por ello
  • Analiza en tu error y vuélvelo a intentar: ahora será más fácil
  • Equivocarse es bueno porque te ayuda a mejorar
  • No dejes de intentarlo. No te rindas nunca.

Si el niño cuenta con la comprensión, el apoyo y la escucha de sus padres o figuras de referencia, crecerá con una autoestima fuerte y seguro de sí mismo. Los adultos podemos continuar reforzando esa autoestima animándolos a tomar decisiones y a creer en sí mismos y en sus posibilidades.

Escrito po Guisela Rodriguez

Psicopedagoga con Maestría en Educación Superior

Correo: rodriguez.mariaguisela@gmail.com

Facebook: @LicGuiselaRodriguez

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba