Salud EmocionalSalud y Bienestar

La psicología y el amor propio

Por: Patricia Rodríguez

Sabemos que este tema es un poco complicado, que todos tenemos inseguridades y cosas de nosotros que no nos agradan, le tememos a las críticas y más aún si nosotros mismos nos criticamos, pero, ¿Cómo podemos potenciar el amor propio?

Sabemos que este tema es un poco complicado, que todos tenemos inseguridades y cosas de nosotros que no nos agradan, le tememos a las críticas y más aún si nosotros mismos nos criticamos, pero, ¿Cómo podemos potenciar el amor propio?

El amor propio es crecer con uno mismo. Es enfocarse en uno mismo sin entrar en ser egoísta, es trabajar en el autocuidado que se tiene para sí mismo. Se tiene que trabajar conscientemente para que esto ocurra, de lo contrario tal vez no se está llevando a cabo el correcto mantenimiento del amor propio.

Bien dicen que tenemos que amarnos nosotros mismos para después poder amar a los demás, aceptarnos primero y así aceptar a los demás sin importar los defectos e inseguridades que tengan.

Te contamos algunas formas para que puedas potenciar este elemento psicológico:

La receta perfecta para amarte es enfocarte en tus metas, deseos y sueños .

Es básico el amor incondicional, amarte por sobre todas las cosas.

Estar contigo, regalarse unos minutos en el día para esta sola consigo mismo ayuda a encontrar la paz interior.

Consentirte de vez en cuando, es perfecto. Comer un helado, comprar maquillaje, zapatos o ropa nueva, e incluso ir al salón de belleza. Son cosas que a las mujeres nos llena de felicidad.

Conecta con la naturaleza; está comprobado que esto ayuda a regular la respiración y a lograr una buena oxigenación y purificación del cuerpo y mente.

Algunas situaciones que nos impiden amarnos a nosotras mismas son:

La crítica: La gente critica muy a menudo: si te permites hacerte un regalo o caes en un capricho, si te compraste ropa, si fuiste al cine sola/o, etc.

Presión social: la gente presiona para que las personas cambien y no sean como realmente son; querer cambiar al otro no es lo ideal. La propia persona debe querer cambiar por su propio bien y lograr sus metas de autorrealización.

Estereotipos: la sociedad está muy influenciada por lo que se "debe ser", y es ahí donde la personalidad queda atrapada en una especie de bloqueo. Ante esta clase de experiencias surgen pensamientos del estilo “no sé quién soy”, “no sé a dónde voy”, “no sé qué quiero”... Este tipo de dudas surgen a menudo en las sesiones de terapia psicológica.

Por: Patricia Rodríguez

Editora en Jefe de Revista Femenina

Correo: editora@sholbenmedia.com

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba