El Arte de Saber Vivir

La vida después del COVID

Este año, por lo visto, seguirá siendo un año de muchos cambios.

Los estragos emocionales que trajo el 2020, significó para muchas ver sus planes a futuros terminados. No todas hemos tenido el apoyo esperado de nuestras familias, esposos, amigos e iglesia y eso está significando la destrucción de muchos hogares, lugares de trabajo y hasta la separación de personas de su iglesia de siempre.

Todo esto ha llevado a muchas personas a vivir pruebas o desiertos en los que se ha sentido una soledad terrible.

Las pruebas no tienen edad y, estar a prueba, no es estar sola o en sufrimiento constante. No importa tu prueba, ahí te puso Dios, para vivir un entrenamiento.

Superar una prueba, a solas, será verdaderamente duro pero sí entramos a ese campo de batalla, tomadas a las promesas que Él dejó en su palabra, podremos tener la seguridad de que saldremos siendo llevadas por la mano de Dios, a un mejor futuro.

Este año también exigirá dejar zonas de confort y muchas familias pasarán por separaciones dolorosas. Esto traerá cambios no solo en el núcleo principal de las familias, sino que se verán afectadas personas mayores (abuelos, suegros), que vivían en ese hogar o que cuidaban a sus nietos y que deberán buscar un lugar donde vivir. Sufrirán como un daño colateral.

Para muchos eso será no solo como entrar a un desierto, sino vivir un tsunami de cambios y emociones; será duro pero no el fin del mundo, será difícil pero podrá ser también el inicio de una nueva vida, sobre todo si recordamos que Jesús nos prometió que Él estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Si tu eres una de estas mujeres y este año cambiará tu vida, sin importar la edad, no te des por vencida.

Aunque a muchas, por la edad, les costará más el encontrar trabajo, o el empezar a hacer cosas que tenían tiempo de ya no hacer, no puedes rendirte. Ten la seguridad de que tus oraciones serán oídas. Él dice que no ha visto justo desamparado y que inclinará su oído a toda oración que sea hecha con fe y agradecimiento.

Así que, sigue adelante, confiando y sin dejar de alabar al Señor; porque con seguridad Él aumentará tus fuerzas como las del búfalo. Y aún cuando debas arrancarte el pico, las uñas y las alas, con seguridad, resurgiras como las águilas y vivirás una vida plena, de paz amor y bendición.

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba