Categorías

Nosotros

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación guatemalteco escrito por mujeres, para mujeres. Apuesta por la educación, la salud mental y física y la evolución de sus lectoras.
Registro de Nueva UsuariaEscritoras FrecuentesRegistro Boletín de PrensaIniciar sesión

Bienvenidas mujeres de todo el mundo…!

Mi familia, mi barco

Cuando llegan las dificultades a mi vida, vuelve a mi mente la misma imagen: me imagino en un barco con mi esposo y mis hijos, atravesando una gran tormenta. Entonces me digo que debo aguantar un poco más porque las tormentas no son eternas.  Luego de la tormenta todo se ve más claro. 

Así mismo, me gusta imaginar que en ese barco, o sea mi vida, debo llevar todas las cosas materiales y no materiales que necesitaré mientras llego al siguiente puerto, y que mi misión es preparar a mis hijos para cuando les toque navegar su propio barco. Enseñarles con el ejemplo que el equilibrio es básico, porque no podemos cargar más de lo que nuestro barco puede aguantar. Debemos saber priorizar. 

En ese recorrido, navegando por ese vasto océano de nuestra vida, no podemos predecir, pero sí podemos estar preparados mental,  física  y espiritualmente para lo que nos toque vivir. Debemos recordar que habrá muchos días donde aclamaremos al Sol, pero en otros días ese mismo Sol nos estará quemando y debemos estar preparados para protegernos. Otras veces, el viento será insoportable, pero en ocasiones le estaremos agradecidos por habernos llevado a nuestro siguiente puerto.

Aprovechemos cada parada, cada isla, cada persona que se nos presente en nuestro camino para tomar los recursos necesarios y estar listos para sacar el máximo de cada jornada que nos toque vivir dentro de la isla pero también dentro de nuestro barco.

También me encanta imaginar como disfrutamos en familia cada amanecer, cada atardecer, cada parada, puesto que cada isla es diferente. Me apasiona conocer diferentes comidas, diferentes maneras de vivir, de pensar, de criar hijos, pero también me recuerdo a mí misma cuan cautelosa debo ser, para llevar a mi barco solo lo que nos beneficie como familia y no lo que un día nos pudiera undir.

Pido a Dios también sabiduría para apoyar a mi esposo y a mis hijos cuando piensen que hay algo más que traer a bordo, no importando si hay que prescindir de otra cosa para hacerle espacio. Saber decir SI o NO cuando así sea necesario por el bien de todos.

Es importante, enseñarles a nuestros hijos como debemos ir cuidando y reparando nuestro barquito y que cada miembro de la familia es una parte muy importante para poder poner el barquito a flote y darle el mantenimiento necesario.

También es importante enseñarles la solidaridad, la unión y el trabajo en equipo, pues  los prepararán para la hora de las enfermedades o para curar las secuelas que nos deje cada tormenta. Por otro lado,  todos los integrantes de este barco debemos ser conscientes de que llegará ese día en donde nos daremos un hasta pronto, porque más de alguno decidirá quedarse en una isla o tener su propio barco cuando el momento apropiado llegue. Asegúrate de que tengan un puerto seguro donde encontrarse cuando se necesiten, o un canal de comunicación para mantenerse al tanto.

Al final, me gusta imaginar que hay muchos barcos que van y vienen a mi alrededor, que todos han pasado por tormentas y por días hermosos, que todas son familias que un día nos podrán ayudar y nosotros a ellos. Familias que en algunas ocasiones los veremos una sola vez, pero que con otras disfrutaremos miles de aventuras.

Me gusta sentir el agradecimiento por lo que cada una de esas familias me ha hecho sentir, vivir, experimentar, probar, aprender, valorar; esos momentos que no volverán.

Me gusta imaginar que mis hijos serán felices navegando en esta vida con todo y sus tormentas, porque saben que cada aventura los estará acercando a su destino, un destino que cambia con cada experiencia de vida.

Sigamos acompañando a nuestros hijos para que estén preparados física, espiritual y emocionalmente para ser felices navegando en esta vida. Apoyémosles a que disfruten el viaje que les llevará a su misión, esa misión que ya traemos cuando venimos al mundo. 

“No eduquemos a nuestros hijos para el mundo de hoy. Este mundo habrá cambiado cuando sean grandes. Tenemos que dar prioridad a ayudar al niño a desarrollar su capacidad de creatividad y adaptación.” – María Montessori

Escrito por: Meiby Argueta de Pérez. Psicóloga URL, Catedrática de UNIS. Certificada en Educación Montessori (Canadá) Master en Educación (España) y en CCSS (Flacso)

FACEBOOK: Montessori 4U

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Nada es lo que Parece
Viajando entre versos

Patrocinadores