Crecer, aprender y evolucionarEducación

Aprovechemos el calor para andar descalzos

En esta época hace tanto calor, que nos dan ganas de caminar descalzos, en especial a nuestros chicos, y aunque no lo creas caminar descalzo es beneficioso y aconsejable.

Hace un tiempo leí un estudio interesantísimo, en el que se afirma que los niños que caminan descalzos desarrollan mejor su inteligencia debido al estímulo sensorial que reciben por esta vía.

Sin embargo, muchas mamás me han dicho que no están de acuerdo con esto, debido a la cantidad de bacterias y gérmenes que hay en el piso.

El artículo “Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes” inicia diciendo:

“En la actualidad hay una tendencia a calzar a los niños precozmente. Existen calzados denominados calzado para preandantes y calzado para gateo. En este artículo se pretende ofrecer argumentos científicos que justifiquen la necesidad de dejar descalzos los pies de los bebés no andantes.

Como método se ha utilizado el análisis y lectura crítica de distintas fuentes bibliográficas en relación al desarrollo psicomotriz del niño, tratados de neurología y las principales teorías sobre el desarrollo de la inteligencia en el niño. Encontramos que el movimiento físico y el estímulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos es factor de aceleración de maduración, del desarrollo propioceptivo y del desarrollo intelectual del niño. “

Desde el punto de vista del desarrollo neurológico y de la sensibilidad táctil, los pies del recién nacido tienen una sensibilidad mucho más fina que la de la mano hasta los ocho o nueve meses de edad, por ello en los primeros meses los pies tienen como función primordial informar del mundo exterior al bebé, por eso podemos ver como toca con sus pies todo lo que tiene a su alcance, después lo manipula con sus manos y  por último los lleva a la boca donde las terminaciones nerviosas sensitivas son mayores.

Después de los nueve meses el pie, de forma gradual, pierde este tipo de sensibilidad.

Por lo tanto, calzar a los bebés que aún no caminan, (previo a los nueve meses) les priva de toda la información táctil y la precepción de posición y movimiento que sus pies les brinda. 

Además, el hecho de apoyar el pie descalzo en todo tipo de superficies, también irregulares, contribuye al desarrollo muscular. El calzado denominado “preandante” o el “calzado para el gateo” impide recibir sensaciones, además añade un peso excesivo a los pies impidiendo que se muevan libremente. Todo ello explica por qué los niños, cuando tienen un mayor control de su cuerpo, se quitan los zapatos continuamente. 

Muchas veces les ponemos zapatos para evitar el frío, pero con unos calcetines está bien, aunque si los bebés se suelen llevar los pies a la boca los calcetines no son convenientes, y de todas formas aprenden muy rápido a quitárselos también.

Los zapatitos para bebés son muy bonitos, pero poco útiles, porque los pies de los bebés tienen una grasa en la planta, que poco a poco va desapareciendo para formar el arco o el puente del pie. Y es a partir aproximadamente de los 18 meses, cuando los expertos aconsejan empezar a calzar a los niños.

¿Qué tipo de zapatos debo elegir?

  • Zapatos que dejen libre el movimiento al tobillo. Fijar esta parte de la pierna del niño no le dará más estabilidad, y le hará daño.
  • Zapatos que no aprieten el pie del niño. No se trata de aprisionar el pie. La parte trasera del calzado NO debe ser muy dura o rígida.
  • Que la suela del zapato sea flexible y antideslizante, de un espesor de entre 3 y 5 mm. Para que el pie del niño tenga libertad de movimiento, la parte delantera del calzado debe poder ser doblada con las manos con facilidad.
  • Que la punta del calzado sea redonda y ancha para permitir que los dedos se muevan por dentro.
  • Que el calzado sea de un material natural como piel o cuero, si es posible, ya que permite a los pies transpirar mejor, y que no huelan mal.
  • Que el cierre sea con velcro para que sea más fácil para los niños aprender a ponerlo o quitarlo.

¿Qué beneficio tiene para mi hijo estar descalzo?

  • Le permite descubrir mejor el mundo con todos sus sentidos.
  • Le da la oportunidad de percibir diferentes texturas y temperaturas que los ayuda a desarrollar mejor su intuición.
  • Logra mayor estabilidad y firmeza en sus piernas.
  • Es excelente para ayudar en la formación del arco del pie (incluso hay pediatras que recomiendan que hagan ejercicios descalzos, con las puntas de los pies y los talones).
  • Permite que el pie respire y se ventile, lo que evita las bacterias que se forman con el sudor.
  • El niño se siente libre, es placentero para él y le encanta.
  • Favorece el desarrollo cerebral óptimo.
  • Estimula el sistema nervioso y desarrolla un sentido de conciencia corporal, debido a las terminaciones nerviosas y puntos de presión que transmiten información al cuerpo, permitiéndole al niño saber dónde está su cuerpo en el espacio y como moverse con su seguridad en él.

Aún me da miedo. ¿Qué puedo hacer?

  • Déjalo andar descalzo, pero desinfecta la zona con regularidad.
  • La periodicidad de limpieza es importante. Además, siempre revisa que no exista nada tirado con lo que se pueda cortar o lastimar sus pies.
  • No solo desinfectes el piso, también es importante que limpies sus juguetes y todo con lo que tienen contacto.

En esta época de calor, tranquila, no le pasa nada ni te preocupes por los resfriados. Éstos no entran por los pies y si la superficie está limpia, tampoco otros virus.

Tener un área limpia y desinfectada es la mejor forma de evitar que se enfermen.


Guisela Rodriguez
Psicopedagoga con Maestría en Educación Superior
Correo: rodriguez.mariaguisela@gmail.com
Facebook: @LicGuiselaRodriguez

Guisela Rodríguez

Psicopedagoga con Maestría en Educación Superior.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba