Categorías

Despierta su deseo de aprender

Por: Meiby Argueta

En pandemia, muchos padres tomaron conciencia por primera vez de qué y cómo es que sus hijos aprenden. Las clases en línea les dieron la oportunidad de observar clases, maestros y procesos de enseñanza. 

Como madre de 3 hijos en homeschool o educación en casa, tuve la oportunidad de compartir mi experiencia y resolver dudas a padres que poseían paradigmas sobre este estilo de aprendizaje.  Soy testigo de la gran cantidad de padres que decidieron trasladar a sus hijos de centros educativos a educación en casa. Esto ha sido una experiencia enriquecedora, no solo para los padres, sino para los hijos también. Además de los beneficios inmediatos como un presupuesto más bajo y más tiempo para compartir con sus hijos.

Una de las razones por las que creo que la educación en casa funciona es por la motivación que poseen los padres que luego les transmiten a sus hijos. Actualmente, gracias a la neuroeducación, se sabe que el ser humano aprende y recupera la información en cuanto está más atento, es decir, más motivado para aprender. Tiempo atrás, los pedagogos descubrieron lo que llamaron ventanas de oportunidad, que son etapas donde los niños muestran mayor interés por algún tema o desarrollo de habilidades y, por tanto, es más fácil enseñar y aprender.  Por otro lado, María Montessori hace más de 100 años nos explicó que los niños poseen períodos sensoriales que son etapas donde su cerebro está sensible a los aprendizajes y absorbe sin problema lo que sus sentidos experimentan. 

Ahora que sabemos con certeza que el ser humano debe estar motivado para que se le facilite el aprendizaje, es más fácil que los padres y los maestros colaboremos en este bello mundo del desarrollo intelectual, social, y emocional por el que están pasando nuestros hijos o alumnos.

Pero, ¿cómo podemos motivar a nuestros hijos y alumnos a aprender?

En primer lugar, los adultos transmitimos todo con miradas, con actitudes, con el tono de nuestra voz. Tú como adulto debes emocionarte con el aprendizaje, con el descubrir con tu hij@ o alumno cosas que no sabías. 

En segundo lugar, es muy importante preparar el ambiente, es decir, brindarles todos los recursos necesarios como tiempo, libros, caminatas al aire libre, instrumentos musicales, deportes, periódicos, revistas, herramientas de jardinería, participar en obras sociales y cualquier otro tipo de herramienta básica que le ayude a descubrir el mundo y todo lo que en él existe. Cada una de las materias escolares tomará más sentido cuando ellos lo experimenten en su vida diaria.  Ejemplo, el ciclo de vida en una mariposa, el seguimiento de instrucciones horneando un pastel, el método científico en la realización de un experimento sencillo.

En tercer lugar, es vital  que nuestros hijos estén equilibrados en el área física, emocional y espiritual.  Físicamente, debemos velar porque estén haciendo ejercicio, durmiendo y comiendo de manera adecuada de acuerdo a su edad.  Emocionalmente, debemos asegurarnos que se sientan queridos y seguros. Se ha demostrado que cuando los niños tienen los límites claros en casa se sienten más seguros. Y en el aspecto espiritual, es importante saber que somos parte de un mundo extraordinario y tenemos un propósito especial dentro del mismo. Es importante reconocer la conexión con la naturaleza que nos rodea y saber que, como seres humanos, la reflexión y la conexión con nuestro creador alimenta nuestra alma. 

“El entorno debe ser rico en motivos que den interés a la actividad e inviten al niño a conducir sus propias experiencias”.

María Montessori


Meiby Argueta de Pérez

Psicóloga URL

Certificada en Educación Montessori (Canadá)

Master en Educación (España) y en CCSS (Flacso)

Facebook: Montessori 4U

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores