Categorías

Dieta, un factor vital en el cuidado de la salud digestiva

El Día Mundial de la Salud Digestiva (DMSD) es una iniciativa promovida por la Organización Mundial de Gastroenterología (World Gastroenterology Organisation -WGO-), que es la institución que vela por la salud digestiva a nivel mundial, y desarrollada por 104 sociedades nacionales de Aparato Digestivo en sus respectivos países, de acuerdo con la Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD) .

El origen del Día Mundial de la Salud Digestiva ser remonta al año 2005 cuando los miembros de la WGO de Irlanda escogieron el 29 de mayo para llevar a cabo el evento: “Vive la buena vida: eres lo que comes”.

 En la actualidad sus miembros realizan campañas de salud pública en todo el mundo y cada año enfocan su atención en una enfermedad o trastorno digestivo, para sensibilizar a la población sobre su diagnóstico, prevención y tratamiento.

Se puede definir la salud digestiva como al buen funcionamiento del sistema digestivo, con un adecuado tránsito intestinal y una microbiota equilibrado.

El sistema digestivo tiene como función primordial extraer los nutrientes de los alimentos ingeridos que servirán para producir la energía que necesitamos en nuestra actividad diaria, así como generar las enzimas y microorganismos que forman los distintos órganos y sistemas de nuestro organismo.

En el aparato digestivo, y específicamente en el intestino, se concentra aproximadamente el 70 % de nuestras defensas, con más de 1.000 especies de bacterias digestivas.

Trastornos digestivos más comunes

Según el portal eldiainternacional.com muchas personas sufren de algún trastorno digestivo a lo largo de su vida: dolor o ardor de estómago, acumulación de gases, estreñimiento, eructos y otros. Estos trastornos pueden provocar inflamación en el esófago o úlceras en el estómago, entre otros síntomas. Sin embargo, muchos de estos problemas pueden ser tratados con medicamentos.

Por ello, es importante estar informados sobre la prevención de estas enfermedades digestivas, que pueden afectar al estómago y al intestino:

  • Úlcera gástrica.
  • Cálculos biliares o piedras en la vesícula.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Hemorroides.
  • Afecciones en el hígado, como hepatitis y la cirrosis.
  • Pancreatitis.
  • Infecciones intestinales.
  • Celiaquía o intolerancia al gluten.
  • Diverticulosis.
  • Enfermedad de Crohn.

Año 2023: Un intestino sano desde el principio

Cada año, la campaña se centra en un tema, y este año 2023, es el siguiente: “Un intestino sano desde el principio”. Se quiere educar sobre las funciones normales del intestino y las formas de mantenerlo saludable desde la infancia hasta la edad adulta, enfocándose en la alimentación.

El objetivo es centrarse en un intestino sano en vez de centrarse en las enfermedades y sus causas. La. Hay que alimentarse con proteínas adecuadas promoviendo la fibra y limitando las bebidas azucaradas y los alimentos procesados.

No todas las bacterias intestinales son perjudiciales, pues en su mayoría ayudan a mantener la salud digestiva.

Por Editora Revista Femenina

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores