Coordinador de Asesoría y AuditoríaSalud Emocional

Enferma, sola y agradecida

Por: Elbia O. Escobar Sosa

Hace unos meses enfermé de la vesícula y entre los cuidados previos a la cirugía y la cirugía programada, no me di permiso de pensar en lo que podía pasar.  Para la mayoría, es una cirugía laparoscópica de unas horas y recuperación de semanas. Así, que con esa idea me despedí de mi madre, quien me acompaño ese día, confiando en que regresaba por la tarde a casa con mis hijas… pero no fue así.   Resultó que, como un caso particular, mi cirugía se complicó y una hora fueron cuatro, y la salida de la tarde, llego cinco días después de lo planificado.

Desperté a las cinco de la tarde, con dolor en todo el abdomen y sin poder levantarme de la camilla, preguntándome que había salido mal y porque estaba allí en ese estado. Estaba más enferma de lo que pensaba y totalmente vulnerable. Un rato después, llegó mi médico, quien amablemente trató de explicarme en términos sencillos porqué estaba allí y que estuviera tranquila, que todo había salido bien.

Poco después me trasladaron a una sala de recuperación con otras pacientes. Esa noche empecé a experimentar una total pérdida de identidad, porque entre todas estas pacientes mi caso era de los más sencillos, y yo solo era la paciente de la cama X. Además, ese día acumulé tres noches de sueño intermitente. Por primera vez, me hallé frente a la realidad de que no podía hacer nada. Estaba a merced de la atención que recibía, vestía únicamente la bata de hospital y el hecho de moverme representaba un reto doloroso.

Entre el dolor físico, el miedo, la dependencia obligada y la falta de sueño, tuve una crisis de pánico. Entonces no tuve más que pedir ayuda, y afortunadamente me la brindaron.   Siempre he estado en contra de los psicotrópicos y prefiero las píldoras naturales para los nervios, pero ese día no hubo objeción. Hice lo que me dijeron, ingerí el calmante y descansé por dos horas entre el ruido de visitas, quejas de pacientes, aparatos y demás; solo dormí.

Al despertar, más relajada, empecé a entender que tenía suerte de estar viva. Eso me permitió entregar el control que creo tener de mi vida, y darme cuenta de que la vida es un regalo, que el tiempo es corto y que nuestros planes no siempre salen como esperamos. Pero aún en el caos hay belleza. Vi la belleza de mi situación al darme cuenta de la valentía de las mujeres que me rodeaban. Eran mujeres de diversas edades, situaciones sentimentales que luchaban contra enfermedades agresivas y difíciles, con una fortaleza y voluntad impresionantes. Siempre las voy a recordar con admiración. Los siguientes tres días, ya no necesité medicación; leí, ore, caminé y agradecí. Físicamente, estaba mal y adolorida. Emocionalmente, estaba rodeada de gente y totalmente sola. Pero en ese momento agradecí estar viva, tener la oportunidad de ver a mis hijas y a mi familia de nuevo y continuar con los planes futuros que tengo.

Agradecer es algo que se olvida frecuentemente. Respiramos, nos abrazan, nos quieren, vemos, caminamos, reímos y todo eso es de agradecer. Aun por esos momentos que casi nos parten el alma en dos, o al menos así se siente, hay que agradecer por lo que son, lecciones. Los tropiezos, los problemas, las personas que se quedan, las que se van, quienes nos hieren o enriquecen nuestra vida, por todo eso hay que agradecer. Esos momentos que nos marcan la vida, hay que agradecer. La oportunidad de hacer la diferencia en la vida de otro se debe agradecer.

Por todo lo bueno, por lo que creemos malo, por lo que vino, por lo que se fue, por lo que está, por lo que vendrá, por ti que estas leyendo esto… Gracias…

Ya leíste: La Liberación del Perdón


Por: Elbia O. Escobar Sosa

Contador E&S Consultores

Facebook: https://www.facebook.com/eoesosa

Instagram: https://www.instagram.com/eysconsultores.gt/

Twitter: @ESConsultores

Correo: elbiaesosa@yahoo.com / eysconsultores.gt@gmail.com

Teléfono: 4188-8023

Sitio Web: www.eysconsultores.yolasite.com

Spotify: https://open.spotify.com/show/3p21aGo7e2EAdwyPC5jtPC?si=72d3200056094c63

Elbia O. Escobar Sosa

Inicié con E&S Consultores hace mas de 20 años. He tenido la gran oportunidad de trabajar con distintas empresas y empresarios en el área contable, lo que me permitió ser una mujer independiente y una madre presente. Todos los días trato de incidir positivamente en la vida de las personas que tengo el gusto de conocer y poner mi experiencia y capacidad al servicio de los demás.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba