Categorías

HAY REGLAS DE LA VIDA QUE NO PODEMOS ROMPER

Las reglas las conocemos desde pequeños, por ejemplo, cuando mamá nos decía que primero se hacía la tarea y después podíamos jugar o había una hora exacta para ir a dormir; luego en la adolescencia para poder salir con nuestros amigos, antes debíamos cumplir con los quehaceres que teníamos asignados.

Mientras uno va creciendo y se vuelve adulto, uno mismo crea sus reglas de vida, como “no hagas lo que no te gustaría que te hicieran a ti” o “nunca robar o engañar”, entre muchas otras.

En el libro de Jordan Peterson 12 reglas de vida, hay cuatro que me gustan mucho, y son las siguientes:

Trátate a ti mismo como si fueras alguien que depende de ti.

A veces uno se descuida en su alimentación, no hacemos ejercicios, ni siquiera salimos a caminar. Una vida sedentaria puede ser causante de enfermedades. Hay chistes como “-El lunes empiezo la dieta. -Oye, hoy es lunes. -¡El otro lunes!” Y sí, es gracioso, pero… Si lo llevamos a la vida, eso es procrastinar en una de las cosas más importantes, nuestra salud.

Me gusta esta regla porque, aunque no tengamos a alguien que dependa de uno, siempre debemos cuidarnos. Sí funciona, pues pensemos que hay una personita que nos necesita vivos y sanos.

Traba amistad con aquellas personas que quieran lo mejor para ti

La vida nos pone en el camino a personas que nos ofrecen una amistad sincera y desean lo mejor para nosotros, que se alegran por nuestros triunfos y lloran a nuestro lado si es necesario. Esas son las que valen la pena tener cerca, quienes están… siempre están. 

Algo importante es que nosotros devolvamos ese cariño sincero, en la vida no hay que ser como un azadón (solo para uno), también hay que saber dar y agradecer todo lo que esas amistades nos dan. 

No te compares con otro, compárate con quién eras tú antes

He escuchado que las mujeres se comparan mucho con otras, no crean, los hombres también sufrimos eso, al fin de cuentas somos humanos y en algún momento todos lo hacemos, pero no es sano ni correcto; por eso me encanta esta regla, con la única persona con la que debemos compararnos es con nuestro yo del pasado.

Si vemos para atrás, podemos ver a una personita con miedos, dudas e inseguridades y será bueno cuando veamos que hemos cambiado para bien. Porque, aunque pienses que cometes error tras error o que has tomado más de una mala decisión, estoy seguro que eres una mejor versión de ti. 

Antes de criticar a alguien, asegúrate de tener tu vida en perfecto orden

Creo que todos conocemos a más de una persona que le encanta criticar o decirnos qué hacemos bien o mal en nuestra vida. La verdad, es molesto, porque el único que sabe cómo está es uno. 

Es bueno sentir empatía, claro que sí, ¿pero querer decirle a alguien qué hacer o no, solo porque se cree tener la completa razón? yo creo que es incorrecto. Por ejemplo, cómo criar a los hijos o llevar un matrimonio, etc. Aquí aplica aquel refrán “ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”. 

Hay reglas que debemos seguir para vivir tranquilos y en paz, pero sobre todo deberíamos poner atención a nuestra vida, trabajar en nosotros mismos, cuidar y amar a los nuestros.

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores