EvolucionartModa y Belleza

La blusa amarilla

Por Ana Regina Toledo

Ella no es de las personas que guardan las cosas para una ocasión especial porque para ella, despertar al sol de cada mañana es suficiente motivo para celebrar. Sin embargo, ese día, al buscar qué ponerse entre las distintas formas y colores que colgaban de las cerchas del closet, fijó su atención en una blusa que pacientemente esperaba su debut en la sociedad.

Se la puso, se miró al espejo y, como hace un tiempo ya descubrió que su mejor amiga está ahí, del otro lado del espejo, se habló con ese amor que le hablas a quien más amas y se dijo – ¡Te queda muy bien! ¿Qué tal si esperas unos días en caso de que él te invite a salir?

Viendo a su osada amiga, sonrió pícaramente ante la sugerencia y ante la idea con la que le salía esta mañana. – Está bien – respondió – pero solo dos semanas.

Dos semanas, es el mismo tiempo que una mariposa monarca es crisálida antes de extender sus alas y volar.  Si la naturaleza es sabia marcando tiempos, ella también debía serlo.

Dos semanas porque todo en la vida tiene fecha de caducidad, le dijo una mujer sabia un día, y eso, tristemente, aplica también a las relaciones, a aquellas que no están destinadas a ser.

Dos semanas, porque el amor es como un río, debe fluir. El agua debe correr para permanecer viva, fresca, transparente.

Dos semanas, porque al final de cuentas, ella es feliz y plena con o sin la invitación. Además, la blusa y ella merecen darse juntas la oportunidad de salir a disfrutar todo lo que la vida ha preparado para su deleite.


Licenciada Ana Regina Toledo

Correo: anareginatoledo@evolucionart.org

FB: https://www.facebook.com/anaretoledo

IG: https://instagram.com/toledo.anare?utm_medium=copy_link

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba