Categorías

La perseverancia como eje fundamental

Todos los seres humanos tenemos sueños y metas que deseamos alcanzar, anhelamos tener bienestar físico, material, económico, emocional y/o espiritual. Cada uno con sus objetivos personales en los diferentes ámbitos de la vida, se plantean y se trazan formas de cómo alcanzar dichos objetivos. Sin embargo, en el transcurso de la vida, a veces se presentan situaciones que parecen bloquear o afectar la posibilidad de alcanzar dichos sueños o metas. Y es aquí donde entra en juego la perseverancia.  Esta se transforma en un valor que hace que las personas luchen por alcanzar esos sueños, sean constantes y que permanezcan fieles a la meta que se han trazado, hasta conseguirla.

Una persona perseverante es aquella que no se rinde tan fácilmente ante las adversidades que puedan ocurrir, ya sean éstas de aspecto económico, cansancio, tristeza, frustración o desesperación. Dichas personas se anteponen ante estas adversidades, y si no logran conseguir ese sueño a la primera, lo intentan una y otra vez buscando otras alternativas que los ayuden a conseguirlos.

La perseverancia también se puede describir como el valor que impulsa a que la persona tenga la voluntad de hacer las cosas por sí misma, de esforzarse y tener esa confianza de poder seguir adelante hasta salir de las situaciones difíciles que la vida le ha presentado.

Más que ser positivo y optimista, se trata de ser constante y así alcanzar la meta planteada.

Cuando tenemos la oportunidad de desarrollarnos en el campo de la docencia comunitaria (o incluso en la vida misma, en el día a día), la perseverancia se convierte en el eje que permite ver más allá de las dificultades que se puedan presentar dentro de la congregación, ya sean de índole social, cultural, u otros.  Debemos, entonces, recordar que cuando tenemos la difícil pero hermosa tarea de trabajar con grupos, no se trata sólo de transmitir conocimientos, sino de inspirar a las personas de dicha comunidad, respetar su dignidad como seres humanos, ayudarles a que crean en ellos mismos, buscar crear un espíritu emprendedor y poder ayudarles a ver el potencial que tienen para realizar diferentes actividades que les sirva para mejorar y así salir adelante. Educar es más que enseñar a memorizar, es dar herramientas para la vida.

Es así como la perseverancia se transforma en aquel valor que nos ayuda a ser constantes y buscar soluciones y alternativas para resolver los diferentes problemas que se presenten, hasta alcanzar los objetivos establecidos, teniendo como fuente de inspiración el respeto, la solidaridad y la caridad humana.                 

 Claudia Cecilia Zapeta Pérez

Estudiante de Licenciatura en Turismo

Centro Universitario de Chimaltenango CUNDECH

Universidad de San Carlos de Guatemala USAC

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores