Uncategorized

¡LO VOY A MATAR!

Por: Rita Ambrosy

Lo he pensado muchas veces, pero no he podido o algo se me atraviesa que no me permite hacerlo. Se necesita mucho coraje y determinación para dar ese paso.

Me levanto con la determinación por las mañanas, hasta le pido a Dios que me de las fuerzas para ese momento.  Siento que Dios no me ayuda, me deja que tome esa decisión sola.  Ya es menos la frecuencia con la que me ataca, pero siento que está esperando escondido para saltar sobre mí.

“Ya no quiero sentirlo”, “ya no quiero ser presa de él”.  Cuando pienso que ya me libré y que ha pasado un tiempo, que finalmente logré escaparme vuelvo a caer en sus garras.  Soy tan vulnerable acaso, soy una presa fácil o solo es tan hábil para llegar a lo profundo de mi corazón.

En los últimos dos años creo que ha intensificado más sus ataques.  Los he sentido, los he vivido, aunque con todas mis fuerzas traté de escaparme, muchas veces no lo logré.  Basta con bajar la guardia un momento, con dejar de ver lo importante, con soltarte del lugar seguro y dejar la puerta tan solo un poco abierta. No tiene que estar del todo abierta, basta con un poquito.

Leí mucho acerca de esto, lo escuché muchas veces y, sin darme cuenta, yo también he caído una y otra vez.  No es que quiera vivir así, es que muchas veces no sé cómo escapar.

La verdad no solo a uno quiero matar, son varios y andan rondando muy de cerca.

Creo que empezaré en orden, lo haré por el que me quiere robar mi paz, que tanto me ha costado alcanzar y que, por nada ni nadie, pienso perder. 

¡Sí, ya me decidí!

Voy a atacar primero al “MIEDO”; será el que primero venceré. Lo voy a sacar de mi vida y voy a decidirme a luchar por que no me afecte más. Cuando nos dejamos llevar por las circunstancias y no por las promesas de Dios para nuestra vida, es cuando aprovecha para apoderarse de nuestros pensamientos.  El miedo baja a nuestro corazón, arrebata la paz y hasta llega a dirigir nuestras decisiones, palabras y caminos. ¡Lo voy a matar, terminaré con él y me dejará en paz de una vez por todas!

La siguiente será “LA DESCONFIAZA”. Qué facilidad tiene para inmiscuirse en las decisiones, en los momentos importantes.  Es como si pudiera construir ella misma, paredes que bloquean nuestro avance.  Si todo lo que hago y lo que soy lo pongo siempre en las manos de Dios, no debería de sentir desconfianza.  Dios nos promete “no dejarnos nunca” estar con nosotros en todo momento y en cada paso que damos, entonces ¿porqué no le creemos?, ¿acaso Dios miente? No, verdad. Debemos ejercitar más la confianza en Dios, debemos aprender a descansar en Él y rendirnos en sus brazos.  Confiemos en que todo lo que ponemos en sus manos, se convierte en bendición.

La tercera en la lista es “LA INSEGURIDAD”.  ¿Cuántas cosas quedan sin empezar o inconclusas sólo por ella? Nos preguntamos con mucha insistencia, cosas como: ¿Será que voy a poder? ¿Será que lo lograré? ¿Me atreveré?, etc.  Nos olvidamos de algo que es fundamental para alcanzar el éxito en todo y es que “no estamos solas”; que tenemos a alguien que nos acompaña en todo momento de nuestras vidas, si se lo permitimos. Entonces, tenemos la mejor arma para vencer a la inseguridad y es creer en Él.

Muchas veces es como si tuviéramos dentro dos fuerzas que pelean constantemente entre ellas, luchando cada una por su poder, por ganar territorio.  La cuestión aquí es, ¿a quién le creeremos? ¿A quién escucharemos? ¿Escucharemos las promesas de Dios para nosotros o escucharemos a las circunstancias cambiantes que inevitablemente vamos a vivir día a día, a lo largo de nuestra vida?

Debemos aquí de recordar algo, las circunstancias cambian día a día, pero quien “jamás cambia” es Dios.  Entonces tomemos la mejor decisión para nuestras vidas y pensemos de qué lado queremos permanecer.

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Yessenia
Yessenia
3 months ago

Me encantó es para ponerme a pensar todo lo que tengo que matar en mi vida

Botón volver arriba