Editorial

Machismo vrs. Sororidad ¿Quién ganará?

Por Erivan Campos Conde

Navegando en la red me topé con una campaña verdaderamente curiosa #TeQueremosViva.


Esta campaña se centra en “Hacer visible la violencia física y emocional en nuestras vidas” (la de las mujeres, claro está).  El colectivo tras ella ha lanzado imágenes y recomendaciones para que las mujeres nos libremos de la violencia.

Es de esas cruzadas, tan de moda, que comienzan en un área bien delimitada pero recorren las Américas en cuestión de días por tocar temas que llevamos en común. Aunque es de origen mexicano lo mismo lo postearon las argentinas que las centroamericanas o las mexicanas.

Aplaudo cualquier intento de ponerle un alto a la violencia, con lo que no concuerdo es con el fondo de la campaña. Al cansancio hemos dicho las feministas, las concienzudas, las hippies y las de mente abierta que no se trata de recibir trato especial por ser mujer, se trata de llana igualdad.

En #TeQueremosViva las imágenes indican que:

> Es indispensable siempre traer tu celular con suficiente pila y saldo para comunicarte.

> No camines distraída por las calles, no revises tu celular o bolso en tu trayecto. Si llevas audífonos llévalos a un volumen que te permita escuchar lo que ocurre a tu alrededor.

> Utiliza solo taxi de central que conozcas o Uber y en ambos casos asegúrate del número de unidad y manda los datos a una persona de confianza.

> De preferencia y si es posible, camina del lado contrario al tránsito de los automóviles.

> Mantén una buena comunicación con un familiar de confianza, avisa a los lugares que recorrerás y las horas aproximadas de llegada.

> Te recomendamos portar un silbato, está comprobado que el ruido ayuda a prevenir delitos, si te sientes en peligro. ¡Hazlo Sonar!

> Por favor recomienda y comparte esta campaña… podemos prevenir muchos abusos y accidentes.

Personalmente no quiero más campañas así, quiero lucha por cambios actitudinales y de fondo.

Son ideas reaccionarias que las mujeres ya las seguimos instintivamente, nada nuevo. Son excesivas y quizá mal direccionadas, no es precaución el no ser libre de revisar el celular o verte obligada a compartir agenda y horarios, llevar siempre un silbato y comunicar número de taxi… el exceso se explica solo.

¿Dónde radica la molestia para con esta campaña?

No se trata de estar a la defensiva sino de educar a la sociedad en su conjunto para no violentar al género. Debemos luchar por ser libres y vivir en condiciones ecuánimes, con justicia entre géneros.

No debe centrarse la sociedad en volver disfuncionales a las mujeres para evitar abusos y colmarlas de actitudes compulsiva. Debemos impartir justicia, castigar correctamente los abusos, formar comunidad, velar por la libertad, educar con igualdad y de una vez por todas apostar por la utópica y urgente sororidad.

Mujer, tú eres quien educa a esta sociedad, tú formas al machista, tú decides casarte con él o reproducir los cánones de la violencia. Si tú eres machista también puedes detener el ciclo.

Ya no más frases que demeriten a la mujer, ya no atacar a la mujer libre, ya no envidiar al sexo opuesto, ya no depender del hombre. Educa a tu hijo, no como machito y buen varón, sino como un ser librepensador y respetuoso de todas las personas, educa a tu hija no como vaso frágil o mujer ideal sino como una persona libre y fuerte.  Que se acaben las princesas y vuelvan las guerreras, que sueñen las niñas con ser científicas, ingenieras, astronautas, juezas, futbolistas y artistas; que sueñen los niños con ser lo que quieran ser, ¿y si quieren ser estilistas?, ¡por qué no!, o bailarines, amos de casa o la profesión más femenina que se nos ocurra. Destruyamos los roles porque los humanos somos eso, humanos, iguales, similares, equivalentes, complemento no competencia.

Tú y yo somos y formamos el presente y el futuro, el pasado que sirva solo de referencia; cuidemos desde nuestras frases hasta nuestras conductas, nuestros actos, las bromas. Empodérate, date tu lugar y educa, re-educa y vuelve a educar.

El machismo no se formó con una sola generación ni en un día, salir de él no se hará ni siquiera en una sola generación, requiere de trabajo constante y terquedad. Unámonos, cambiar nuestra forma de pensar junto con la conducta nos traerá mayores beneficios que solo colocarnos a la defensiva y seguir siendo víctimas de nosotras mismas. Ya no más hashtags de moda, repite conmigo: Sororidad.

El machismo no se neutraliza ni se arregla con pelear contra el otro género, lo iremos cambiando solo apoyándonos, ayudando a otras mujeres, educando a otras mujeres, respetando (sin importar qué) a TODAS las otras mujeres. El machismo se combate con esa palabra tan rara que significa tanto “Sororidad”.

No es más que amar a la otra como si fueras tú misma.

Erivan Campos Conde

Comunicadora Social.

Periodista.

Intérprete de Lengua de Señas

FB: https://www.facebook.com/ErivanCamposConde

Tw: https://twitter.com/ECamposConde

IG: https://www.instagram.com/erivancamposconde/?hl=es

TiKToK https://vm.tiktok.com/ZMdT4k1cn/

Blog: http://quetzalsinalas.blogspot.com

Erivan Campos Conde

Comunicadora Social. Periodista. Intérprete de Lengua de Señas.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba