A flor de pielDe cabeza

¿Sabes estar presente?

¿Sabes estar presente? Me refiero a estar presente mientras comes, caminas, te bañas, etc. Nuestra vida es un continuo corre – corre muy pocas veces estamos conscientes del momento, por ejemplo, de este momento justamente mientras lees esto. Tu mente y sentidos están en el mismo lugar o te juegan la vuelta y van y vienen. Si te has dado cuenta que no sabes estar presente, está bien, porque la mayoría no lo sabemos estar.

Nos dejamos llevar por las circunstancias, el trabajo, la casa, los niños, el estudio y el tráfico. Todo tiene su ritmo y su necesidad. Sin embargo, mientras estamos inmersos en nuestras actividades diarias, nos damos cuenta que son estas quienes nos controlan a nosotros y no al revés.

Está muy bien planificar nuestro día, nuestra semana y nuestro mes, ya que debemos de vivir organizadamente para no dejar a un lado las cosas importantes o necesarias que debemos de realizar para lograr un equilibrio en nuestras tareas diarias. Estoy casi segura que dentro de la planificación ni siquiera pensamos en incluir al menos 10 minutos para descansar nuestra mente y organizar nuestro ser.

Permitimos que continuamente exista un desorden interno y mental porque “no hay tiempo para arreglarlo”. Luego ese desorden nos pasa la factura y empezamos a vivir demasiado en el futuro o continuamente vamos y venimos del pasado, perdiéndonos del presente. La palabra presente significa también “regalo”. El presente es lo único que tenemos, “hace un minuto” ya pasó y “dentro de un minuto” aún no existe. Entonces surgen las preguntas ¿qué estamos haciendo con ese regalo que nos da la vida? ¿Lo estamos aprovechando y disfrutando al máximo? No fue hasta que recibí

esa factura de la cual les hablo, la que la vida me pasó, que no aprendí a estar presente y valorar cada minuto y segundo de toda actividad que realizaba. Ahora se preguntarán, “¿cómo estamos presentes?” Físicamente definitivamente estamos presentes en el lugar en donde estemos y en cada cosa que hacemos. Sin embargo, realmente en qué porcentaje lo estamos mental y espiritualmente? Es ahí justamente es donde debemos centrar nuestra atención.

Me encantaría acompañarte en tu día a día y juntos experimentar el equilibrio y la paz de poder estar presentes y de tomarse unos minutos al día para hacer un alto y meditar. No se necesita mucho esfuerzo, pero sí voluntad y determinación. Lo más importante, se necesita amor propio. Ya que si tú te amas, te regalarás esos 10 minutos diarios y esa atención necesaria para cada actividad que realices.

Para estar presente es necesario proponérnoslo. Veamos cómo empezamos nuestro día. ¿Qué hacemos cuando abrimos nuestros ojos, nos levantamos de golpe o nos tomamos unos minutos para que todo nuestro cuerpo se despierte y esté alerta? Ese es un momento muy importante para estar presente. Estamos conscientes por primera vez en el día; abramos nuestros ojos, tomemos una respiración profunda, sostengamos unos segundos y luego soltemos poco a poco el aire.

Repitamos al menos 3 veces este ejercicio. Seamos conscientes de nuestro cuerpo, de cómo se va despertando poco a poco, desde los pies hasta la cabeza. Movamos lentamente los dedos de los pies, vamos subiendo, movamos las rodillas, las caderas, la espalda, las manos, los brazos, el cuello y la cabeza, y con una última respiración demos gracias por la oportunidad de estar vivos.

Ahora es tiempo de tomar un baño. ¿Te has puesto a pensar qué gran momento puede ser ese para ti, para tu cuerpo, para tu alma y para tu mente? Normalmente en ese momento empezamos a planificar todo lo que haremos en el día, a veces incluso inconscientemente. “¿Qué voy a hacer de desayuno (si es que me da tiempo de desayunar)? Tengo solo unos minutos para salir volando.

Tengo una sesión que es muy importante. Hoy es mi examen ¿Me habré preparado bien?” Solo de pensarlo ya me agoté y esos minutos en los que supuestamente tuve que estar presente ¿Dónde quedaron?

Este momento del baño, aunque sea rápido, puede ser una inyección de paz y energía para el resto de nuestro día. Abre la regadera y moja tu pelo, tu cuerpo. Siente como el agua limpia no solo tu cuerpo por fuera, sino también por dentro. Siente el aroma del jabón, escoge un aroma que te de paz o energía, lo importante es que te guste y que te dé una sensación placentera al sentir su aroma. Lava tu pelo y da un suave masaje a tu cuero cabelludo. Masajea tus sienes y finalmente estarás listo para iniciar con tus actividades.

Esto es solo el principio. En cada actividad que realices procura estar presente. Cuando comas, date permiso de sentir cada sabor, cada olor. Percibe como tu mandíbula se mueve para que tus dientes puedan triturar cada bocado. Cuando camines, date cuenta de cómo un pie se mueve delante del otro y cómo ambos pueden soportar el peso de tu cuerpo. Agradéceles por hacerlo todos los días.

Es muy normal que al principio cueste hacerlo porque no estamos acostumbrados a estar presentes. A estar conscientes de lo que hacemos, de lo que la vida nos da y de los regalos y oportunidades que damos por sentado. No permitamos que esto se vuelva mecánico y dejemos de aprovechar y de experimentar cada una de las bendiciones que la vida nos da. Sé intencional y procura estar presente en cada actividad que realices.

Rita Maria Ambrosy León de Valenzuela

Escritora, Maestra de Pre Primaria y Hotelera.

FB: https://www.facebook.com/rita.ambrosy
FB: https://www.facebook.com/ambrosyrita
IG: https://www.instagram.com/ritaambrosy/?hl=es-la

l

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Brenda de Roldán
Brenda de Roldán
5 months ago

Felicitaciones Rita por tal bonito y atinado artículo, cuánta falta hace reflexionar sobre cada minuto de nuestra vida y que en su mayoría de veces no estamos presentes en ellos, este artículo es una llamada ade atención a disfrutar todo absolutamente todo lo que
hacemos pero conscientes y presentes. Un abrazo éxitos y adelante.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba