Categorías

Así logrará que los niños coman lo que llevan en loncheras escolares

Por: dpa

Algunos padres prácticamente pueden dar cátedra sobre esto: se levantan muy temprano para preparar una bonita lonchera escolar para los más pequeños, pero los niños la traen del colegio casi intacta. ¡Qué frustración!

¿Cómo lograr que los niños se vean atraídos a consumir su vianda?

El contenido de la lonchera no solamente debe ser apetitoso, sino también seguir siendo apetecible al cabo de las horas. Y asimismo debe corresponderse con el gusto del niño o la niña.

Entonces aparece ya el primer problema. Muchos padres directamente no saben qué tipo de alimentos son de la preferencia de su hijo o hija. El o la menor puede, por ejemplo, integrar el grupo de quienes prefieren que las comidas se sirvan por separado.

Lo típico de estos comensales es que rechacen la comida “mezclada”, como los guisos o la salsa sobre los fideos, pero si la salsa está separada de la pasta, les gusta comer ambas. Los sándwiches de queso les resultan difíciles, pero los palitos de pan o los panes de mantequilla con cubitos de queso por separado les parecen geniales.

¿Qué otros tipos de preferencias en las comidas hay?

Los comensales “activos”, o también se le puede llamar “niño o niña que salta”. Quienes durante la pausa en el patio quieren jugar con sus compañeros a la pelota no quieren perder tiempo comiendo. Lo mejor es tenerlo todo preparado en forma de bocados en la caja para que puedan volver rápidamente a jugar al fútbol.

Y también está el “niño o niña que disfruta”, que saborea cada cucharada de su lonchera. También le daría una ensalada de frutas en lugar de un gran sándwich de dos pisos.

Lo mejor es observar el comportamiento alimentario y el temperamento de su hijo o hija para que no se produzca un drama a la hora de la pausa escolar.

¿No es un desafío logístico armar la lonchera de modo tal que incluso horas después aún se vea fresca y el muesli no se haga sopa entre los cuadernos?

Ahí existen un par de trucos. Las cajas con separadores demostraron su utilidad para que no se mezcle todo el contenido. También deben ser fáciles de cerrar y a prueba de derrames.

Esto elimina además la necesidad de utilizar papel de aluminio o film transparente adicional. Para que todo se mantenga fresco y huela delicioso cuando hace calor, existen elementos de refrigeración para la lonchera.

¿Qué es lo que más suele disuadir a los pequeños a la hora de abrir la lonchera?

¡El principio básico es que menos es más! Hay padres que son muy bienintencionados y meten hasta seis o siete cosas distintas en la lonchera. Pero esto abruma al menor.

Asimismo la cantidad suele ser un problema. Lo ideal es darles la cantidad suficiente para que se sientan satisfechos. La sostenibilidad es un tema para los niños y esto también incluye “evitar las sobras”.

¿Y cuál sería una alternativa a las bebidas extradulces?

Naturalmente que, sin bebida, no funciona. Pero entonces mi consejo es agua, agua y más agua. Se puede enriquecer su sabor por ejemplo con gajos de naranja o de limón. Y colocarla dentro de una botella de acero inoxidable de doble pared que la mantenga fresca durante mucho más tiempo.

Por: dpa

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores