Categorías

¿Cómo diferenciar la tristeza de la depresión?

Por: Daniela Coronado

Cuando pasamos por momentos difíciles es normal que de repente estemos decaídos, tristes, desmotivados, entre otras emociones. Pero, a veces esas emociones parecen no irse y empezamos a cuestionar si estamos pasando por un episodio depresivo, o bien, si tenemos un trastorno crónico que necesita atención psicológica y/o psiquiátrica.

¿Te ha pasado?

Pues no estás solo. Todos en algún momento hemos tenido dudas de si padecemos de algún trastorno psicológico, especialmente depresión, que es uno de los más comunes. Si este es tu caso, veamos algunas de las diferencias de la tristeza con la depresión.

Recuerda que no porque te sientas triste tienes depresión, pero tampoco es necesario estar triste todo el tiempo para tener depresión. Te sorprendería saber que muchas personas con este trastorno se ven y actúan “normal”, se ríen y no muestran las típicas señales de alguien con depresión. También cabe resaltar que, aunque no todos tienen un trastorno psicológico, esto no significa que tus problema o sentimientos sean menos válidos.

Diferencias entre la tristeza y la depresión

  • La tristeza es una emoción incómoda que todos los seres humanos vivimos en algún momento. En cambio, la depresión es un diagnóstico clínico hecho por un profesional. Ojo, no porque no te hayan diagnosticado todavía significa que no estés sufriendo o no tengas un problema.
  • La tristeza es algo que surge a raíz de una situación adversa, y aunque la depresión también puede surgir de esta manera, también se puede dar sin motivo aparente. Lo más importante de esto es que la depresión tiene síntomas más serios como:
    • Pérdida de interés, energía y/o placer
    • Dificultad para concentrarse
    • Problemas de sueño y/o apetito
    • Ideación suicida
    • Sentimientos de culpa intensos

Puedes leer más sobre los síntomas de la depresión y las causas aquí: Síntomas de la depresión: las 8 señales de que estás deprimida

  • La tristeza es un sentimiento momentáneo, como todos los demás. Pero cuando se trata de depresión, esta se mantiene por más de 2 semanas.
  • Tanto la tristeza como la depresión van acompañados de una visión pesimista. Sin embargo, cuando es tristeza esta se concentra en la situación adversa. En cambio, cuando es depresión es una visión pesimista generalizada sobre el futuro, el mundo y nosotros mismos.
  • Ambas pueden afectar toda área de nuestra vida, pero la tristeza se caracteriza por ser algo pasajero, en donde no se afecta gravemente la vida diaria. Quizás todavía podemos hacer las mismas cosas que hacemos normalmente, pero sin motivación alguna por un tiempo. Cuando hablamos de depresión, ese deseo por hacer las cosas que normalmente desaparece y nuestras rutinas cambian.
  • La tristeza no tiene un impacto significativo en nuestra activación cerebral, pero la depresión sí. Las personas que padecen de depresión tienen problemas para generar serotonina y la activación cerebral es menor a la del promedio.
  • Al ser ambas incómodas, cada una a su forma, se puede recurrir a la psicoterapia. Para eso tenemos profesionales de la salud mental que pueden ayudarnos a manejar las emociones incómodas. No obstante, alguien triste puede que no necesite de la psicoterapia. Alguien con depresión si debe de acudir con un profesional. Aunque, nuevamente, la psicoterapia y el cuidado de la salud mental no es únicamente para personas con trastornos psicológicos es para todos. Pues funciona como prevención para no llegar a dichas condiciones.
  • Ahora, una diferencia importante entre estos dos es que, la tristeza, definitivamente no necesita de tratamiento psiquiátrico. Es normal sentirnos tristes, incluso sano para nuestro crecimiento personal. La depresión, en ocasiones, sí necesita tratamiento psiquiátrico administrado por un profesional capaz de reconocer cuando el paciente tiene que tomar medicamentos que le ayuden en su proceso terapéutico.

Si estás pasando por una situación complicada, escucha lo que tus emociones están intentando señalar, identifica los pensamientos negativos y busca formas sanas de satisfacer tus necesidades. A veces la tristeza, desmotivación y la fatiga son síntomas acumulados que se pueden confundir con depresión, aunque la incomodidad que nos causan no se aleja de los síntomas de este trastorno psicológico.

LEE AQUÍ: Causas de la depresión: 5 hábitos que nos deprimen

Lo más importante no es saber si tenemos depresión o no, lo importante es sentirnos bien. El diagnóstico funciona para saber cómo solucionar el problema, y eso no significa “solucionar” la depresión. Mas bien significa sanar esas heridas que nos están lastimando, ya sea de manera temporal o de manera crónica. Todos, tristes o con depresión, merecemos sanar.


Por: Daniela Coronado

Editora en Jefe de Revista Femenina

Correo: editora@sholbenmedia.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores