Categorías

Contaminación acústica persistente puede generar depresiones

Por: dpa

Todo el mundo sabe que el ruido es molesto, pero la contaminación acústica constante puede incluso favorecer la aparición de determinadas enfermedades.

Porque el ruido coloca inmediatamente al cuerpo en estado de alarma. De esta manera se eleva, por ejemplo, la presión sanguínea y se activan las hormonas del estrés.

Y en caso de que el ruido se vuelva una situación constante, pueden emerger enfermedades crónicas.

La contaminación acústica persistente favorece la aparición de hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, así como de diabetes de tipo 2.

Pero también enfermedades mentales pueden ser una consecuencia del ruido continuo: si el ruido ambiental penetra en los sentimientos y pensamientos y perturba el sueño y la relajación, se desarrollan síntomas de enojo, agotamiento y estrés. A largo plazo, esto favorece el desarrollo de una depresión.

Según puntualiza la DGPM, las personas se sienten perturbadas principalmente por las molestias que causa el ruido generado por aviones, seguido por el de las calles y el tránsito, de los vecinos, de las industrias y de los trenes.

Señala asimismo que la contaminación acústica suele combinarse con la contaminación atmosférica, por ejemplo a través de la inhalación de las partículas finas en suspensión presentes en el aire. Estas también pueden desencadenar procesos inflamatorios en la sangre, que parecen tener una interacción en el desarrollo de una depresión.

Por: dpa

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores