Categorías

Cuida el color de tu ropa con estos 6 pasos

En muchas ocasiones hemos observado que la ropa de color se deteriora con el tiempo y podría deberse a cómo está siendo lavada.

Por ello, Isabel Lavín, periodista especializada en decoración comparta los siguientes consejos caseros muy útiles que ayudan a fijar el color en la ropa, aunque deberás llevarlos a cabo desde el primer día

1. Comprueba la etiqueta: revisa de qué tejido está hecha la prenda, la temperatura a la que debe lavarse, si debe hacerse a mano o si puedes meterlo en la lavadora.

Cuando una prenda que destiñe o hay posibilidades de que pierda color, suele advertirlo también. Al seguir sus indicaciones, darás a tus prendas el cuidado que necesitan y mantendrás su color durante más tiempo.

2. Dale la vuelta, ata botones y sube cremalleras:  Este paso se debe realizar en el primer lavado y en todos los demás.

La fricción de la tela al lavarse –tanto a mano como en la lavadora– provoca el desgaste.

3. En remojo con sal: El cloruro de la sal hace que los pigmentos se adhieran mejor al tejido.

Llena un recipiente con agua fría con abundante sal (cuatro cucharadas por litro) y deja la prenda en remojo durante media hora, una hora como máximo. Si la dejas durante demasiado tiempo, la sal puede llegar a estropear la ropa. Después, aclárala bien y con abundante agua. Con este paso, compruebas también si la prenda destiñe o no, para que lo tengas en cuenta en futuros lavados.

4. Utiliza jabón líquido y agua fría: Una de las desventajas del jabón en polvo es que al lavar ropa oscura o poner programas de lavado demasiado cortos puede que no llegar a deshacerse del todo y deje manchas blancas en la ropa. El jabón líquido es una solución para que esto no pase.

Recuerda colocar la cantidad que recomienda el fabricante. Si te pasas, la ropa no se lava mejor, sino todo lo contrario: quedarán restos de jabón que pueden ser perjudiciales para la piel. 

Utiliza agua fría, ya que los pigmentos de la ropa pueden desprenderse si se lava a más de 26º C de temperatura y provocar la descoloración de la ropa. Esto hazlo siempre.

5. Tiéndela del revés, a la sombra y bien extendida: Si en casa tienes sitio para hacerlo, lo ideal es que se seque al aire libre y evites la secadora –también hace que los tejidos se desgasten–.

6. No la laves porque sí: ¿Cuántas veces has recogido tu ropa y echado un pantalón o un jersey a lavar después de tan solo un uso? Si no está manchado ni huele mal, no es necesario lavarlo. Mejor, dale algún uso más.

Por Editora Revista Femenina

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores