Categorías

Drama de celos: cuando el gato no tolera nueva pareja de su dueño

Por: dpa

¿Compartiste durante años tu hogar solamente con tu gato? ¿Eran un equipo perfecto? ¿Y ahora tú encontraste una nueva pareja? Lo que para ti es motivo de verdadera alegría y felicidad puede convertirse en una pesadilla para tu mascota.

De repente, el gato debe compartir la atención que se le brindaba. Ya no puede venir a acurrucarse o tal vez ya no puede dormir en la cama, esto puede ser traumático para los caracteres sensibles.

La manera en que reaccionará el gato ante la nueva persona en la casa dependerá de su temperamento. Entre la variedad de comportamientos posibles, puede ocurrir que, de golpe, se apegue de manera extrema a “tu” persona, maúlle de manera frecuente o se afile las garras en los muebles.

Otros felinos, en cambio, se vuelven muy silenciosos y se repliegan. Y también hay gatos que intentan desplazar al intruso con todos los recursos posibles, incluso con amenazas y ataques concretos. Algunos, incluso, ni siquiera dejan que la nueva pareja acceda a la cama.

Sin embargo, no está claro si este comportamiento se debe a celos como en el sentido humano. Se aconseja que de ninguna manera debe reaccionarse con un castigo ante el comportamiento del animal que se encuentra perturbado. O sea, no salpicarlo con agua, gritarle ni expulsarlo de la habitación.

Eso solamente reforzará los miedos del animal, que tampoco entenderá porqué es castigado.

Para que la relación mejore se necesita que ambos integrantes de la nueva pareja colaboren. El gato debería poder continuar con sus rituales con “su” amo, como el acurrucarse, o también dormir en la cama.

Si la nueva pareja no padece precisamente de una alergia a los gatos, deberá comprender y tolerar la presencia del gato en la cama.

El o la nueva integrante de la pareja no debe acosar al gato, porque se le transmite al gato que no se lo percibe como un peligro.

Por otra parte, el o la nueva integrante del hogar puede ganarse el beneplácito del gato en la medida que le dé el alimento o las golosinas.

Si el gato se vuelve poco a poco más accesible para la nueva persona, también puede intentar jugar con él, preferiblemente a distancia, por ejemplo con una varilla.

En caso de que la mascota acepte el juego, ya al menos se habrá logrado romper el hielo. Pero si, por el contrario, el comportamiento negativo del gato se acentúa, las expertas recomiendan recurrir a ayuda profesional.

Por: dpa

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores