Belleza FemeninaCharlas entre MujeresVida Sana

¿Envejecer es igual a perder salud?

Por: Dra. Gabriela Miranda

El concepto de envejecimiento siempre viene acompañado con pérdida de la salud, lo cual no necesariamente es verdadero. El objetivo debería ser llegar a la vejez gozando de buena salud, mejorando nuestro estilo de vida, no consumiendo tabaco o licor, mejorando nuestros hábitos alimenticios, disminuyendo el sedentarismo, suplementando nuestro cuerpo con nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.  Una de las principales ideas que va ligada a envejecer es cuándo se dan los primeros cambios físicos, principalmente los faciales, cuando se empiezan a marcar las arrugas y con ello a denotar el avance de nuestra edad.

El envejecimiento es un proceso dinámico dirigido a la idea de cambios tanto físicos como fisiológicos. Estos cambios tradicionalmente los percibimos como perdidas que afectan anatomía, fisiología y psicología de un ser humano.

Empezamos a envejecer desde el momento en el que nacemos, pero a partir de los 30 años, la vida inicia a trazar una línea descendente ante la pérdida progresiva y habitualmente lenta de vitalidad.

  • Factores que contribuyen al envejecimiento:

Existen varios factores que influyen al envejecimiento el cual puede ser envejecimiento fisiológico y envejecimiento patológico, estos factores pueden ser la carga genética que es la información con la que nacemos, si lo ponemos de otra manera es el activo con el que nacemos e iremos gastando con el paso del tiempo, otro factor es el medio ambiente y estilo de vida, en este se incluyen actividad física, tipo de alimentación, grado de contaminación ambiental, hábitos tóxicos (como el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias nocivas), un tercer factor son las secuelas de enfermedades, traumas físicos, cirugías a los que nos hemos expuesto a lo largo de la vida.

  • Envejecimiento Fisiológico

Este se debe al paso del tiempo y haber podido gastar sabiamente el capital genético, esto se caracteriza por una disminución progresiva de la reserva funcional y de su capacidad de adaptación homeostática o de equilibrio entre células de todo nuestro organismo.

  • Envejecimiento Patológico

Este tipo de envejecimiento se llega a cabo cuando en su aparecimiento han tenido lugar o un papel primordial el ambiente y estilo de vida, por ejemplo, el sedentarismo, la obesidad y junto a ella la mala nutrición, el alcohol, tabaco o cualquier otra sustancia toxica que utilicemos.

De cualquier forma, debemos tomar en cuenta que la vejez no es una enfermedad y este principio debería ser tomado en cuenta contra el fatalismo y la resignación que están acompañadas al envejecimiento.  Es decir, debemos sacar de nuestra cabeza que el envejecimiento va acompañado de sentirnos enfermos, de perder nuestra independencia o perder funciones fisiológicas, ya que esto no es así. Aunque por lógica debemos aceptar que junto a la vejez vienen un mayor número de enfermedades y padecimientos esto no debe limitarnos.

  • Cambios Físicos.

Como seres humanos y debido a que vivimos en una sociedad que le da mucha importancia a la apariencia nos preocupa el paso del tiempo y los estragos que este pueda hacer sobre nuestro cuerpo, estos cambios afectan la forma del cuerpo, han cambios fisiológicos que afectan funciones orgánicas. Los primeros cambios físicos que denotan nuestra edad es el aparecimiento de arrugas, la flacidez, la perdida de volumen y otras características que notamos. Esto muchas veces nos hace buscar la forma de retrasar el paso del tiempo, por lo cual muchos estudios del envejecimiento se centran en mantener estas estructuras lo mejor posible, muchas veces con ejercicio y una correcta suplementación podemos lograr.

A partir de los 40 años inicia un proceso denominado presbicia o dificultad para ver los objetos cercanos, así mismo con la edad se pierde la capacidad para escuchar los tonos más agudos, lo que llamamos hipoacusia.

El envejecimiento es individualizado, pero no todos los órganos, sistemas ni personas envejecen igual ni al mismo tiempo.

Mantenernos informados sobre los cambios y manifestaciones, así como cuidados que se presentan durante el envejecimiento es esencial para evitar tratamientos innecesarios y limitar repercusiones en la funcionalidad física, mental y social.

El ejercicio físico, la ingesta adecuada de agua, el manejo del estrés, la higiene de sueño y la buena alimentación, así como una suplementación adecuada de minerales, aminoácidos, polifenoles y vitaminas, siempre son las mejores técnicas que ayudan a contrarrestar los cambios inherentes al envejecimiento.

Acudir, regularmente, al equipo de salud para recibir información y orientación contribuye en la preservación de la salud.

Promover las relaciones interpersonales y las redes de apoyo social contribuye a mantener un correcto funcionamiento de nuestro ser integral, tanto física como mentalmente.

Este es solo una introducción de una serie de artículos que nos ayudaran a contrarrestar los efectos del envejecimiento en nuestra salud. Así como iremos aprendiendo de los cuidados de los distintos órganos y aparatos de nuestro sistema.

“Nunca estamos solos, siempre nos tenemos a nosotros mismos para querernos y cuidarnos”.

Por: Dra. Gabriela Miranda

Medicina Biomolecular

Facebook: https://www.facebook.com/dra.gabymirandat

Instagram: https://www.instagram.com/dra.gabymirandat/

Correo: gamirato@gmail.com

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba