Categorías

¿Eres un people-pleaser?

Por: Daniela Coronado

Seguro tienes una amiga, conocida o familiar que todos describen como “la persona más amable” o “una persona tan buena onda”. Posiblemente, es esa persona a la que todos acuden porque saben que está dispuesta a ayudar siempre. Te escucha en cualquier momento y hace de todo por todos.

O tal vez tú eres esa persona. Y ahora estás cuestionando, ¿qué tiene de malo ser amable, servicial o dispuesta a estar con sus seres queridos en lo que necesiten? Y sí, tienes razón. Estas son cualidades muy admirables en cualquiera, pero también peligrosas.

¿Qué es un people-pleaser?

El término en inglés se refiere a esas personas que están dispuestas a hacer muchas cosas por “quedar bien” con quienes les rodean. Y por supuesto, hay diferentes grados a esto. No todos los people-pleasers van a ser solo personas que tú consideres las más amables, pues a veces estos comportamientos son difíciles de detectar. A veces no pensamos que somos personas serviciales o caritativas, pero resultamos ser people-pleasers. Aquí te damos la guía para detectar si eres uno de ellos.

YA LEÍSTE: Señales de que no tienes buenos límites personales y cómo arreglarlo

Pero antes, entendamos, ¿qué tiene de malo? Bueno, la realidad es que ser un people-pleaser está muy lejos de actos genuinos de amabilidad. La diferencia recae en que cuando somos amables hacemos las cosas sin esperar nada a cambio, en cambio, los people-pleasers actúan para quedar bien con otros. Es un metodo de “supervivencia” que han aprendido por diferentes motivos.

Razones por las que te vuelves un people-pleaser

  • Creciste en una casa con caos o mucho conflicto, donde tenías que cuidar de otros y mantener las cosas “en orden”.
  • Pasaste por momentos donde tenías que hacer cosas por otros para caer bien o ser aceptada.
  • Se te enseñó que es tu responsabilidad que todos estén bien.
  • En casa, para conseguir algo tenías que hacer algo a cambio.
  • Se esperaba que no dieras problemas o te etiquetaron de “la niña buena” desde pequeña.
  • De pequeña, si no hacias algo por alguien más, sentías la decepción de otros.

En la gran mayoría de los casos, los people-pleasers son creados desde pequeños. Son esos niños a los que se les cargan con responsabilidades que no les pertenecen, que se les presiona con que deben cumplir y ser “buenos” o que en algún momento no fueron aceptados o fueron criticados, por lo que hacen cosas para quedar bien.

Señales claras de que eres un people-pleaser

  • Haces cosas para hacer a otros felices sin considerarte a ti antes.
    • Contestar el teléfono del trabajo fuera de tu horario laboral para quedar bien con el jefe.
    • Hacerle un favor a tu amiga aunque tienes muchas cosas que hacer y eso significa menos tiempo de descanso.
  • Dar para sentirte aceptada, valorada o caer bien, ya sean cosas materiales o no materiales.
    • Comprar un regalo para esa amiga que no sabes si está molesta o si le caes bien para quedar bien con ella.
    • Dar un cumplido para quedar bien ante los demás o para hacerte amiga de alguien aunque no sea honesto.
  • Cambiar tu comportamiento para caer bien con las personas que te rodean.
    • Decir que no te gusta algo solo porque piensas que de esa manera agradarás más.
    • Vestirte diferente porque a tu novio no le gusta que uses cierta ropa.
  • Haces cosas aunque eso viole tus valores y límites personales.
    • Besar a alguien la primera cita porque te dijo que quería un beso, aunque normalmente prefieres no besar en la primera cita.
    • Salir con tu amiga a una fiesta porque ella tiene ganas, aunque tu estás trabajando en no salir de noche para tener más horas de sueño.
  • Sentirte suficiente únicamente cuando otros sienten satisfacción con lo que haces.
    • Sentirte suficiente en el trabajo solo cuando tu jefe dijo que hiciste un buen trabajo, aun cuando sabes que sí estás haciendo un buen trabajo.
    • Sentirte como “buena persona” solo cuando los otros lo dicen.

El verdadero peligro de ser un people-pleaser

Aunque a muchos les parezca natural servir a otros, esta es la razón por la que tantos de nosotras nos sentimos agotadas o, incluso, molestas o resentidas hacia otros. De hecho, una de las más grandes señales de que eres un people-pleaser es que sientes enojo. ¿Por qué? Porque todos tenemos un límite. Si vivimos diciendo que sí y complaciendo a otros, por supuesto que va a llegar un punto donde ya no soportemos con la presión y la percibida injusticia de tener que hacer cosas por los demás.

Además, esta también es una de las más grandes causas de una baja autoestima. Pues, si creamos amistades y relaciones en base a lo que hacemos por la otra persona, ten por seguro que vas a atraer a muchas personas no tan buenas a tu vida. Es posible que sientas que tus amigos se aprovechan de ti, o que las personas te quieren por lo que haces y no por quien eres.

Descubre: Cambia tu vida: conoce tus límites personales

Si te identificaste con este artículo, te recomiendo que como primer paso al cambio, reconozcas los peligros de ser un people-pleaser. Admitirlo abre paso al cambio. Puedes empezar tomandote en consideración cada vez que tomes una decisión. ¿Alguien quiere que le hagas un favor? Piensa en tu tiempo, en tu disponibilidad, en tu lazo con esta persona, y toma una decisión tomándote en consideración.


Por: Daniela Coronado

Editora en Jefe de Revista Femenina

Correo: editora@sholbenmedia.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores