Educación FemeninaUncategorized

Hablemos de temas incómodos

Por: Leo L. Torón

Crecimos escuchando que de política y religión es mejor no hablar. Como resultado, vivimos en una sociedad en la que mientras que a “Dios rogando…. con el mazo nos están dando”.

Si, lo sé, es más sencillo creer que si hacemos nuestra parte y no nos metemos con nadie todo va a estar bien. Pero, la realidad es otra, y esta realidad duele. Como resultado, nuestros hermanos guatemaltecos sufren las consecuencias.

Hace un tiempo, hubo caos vehicular en la ciudad de Guatemala, la razón: Vecinos de la zona 18 salieron a cerrar las calles. Es incómodo, se genera más tráfico, las personas salen a cerrar las calles, pero, ¿qué harías tú si llevaras 10 días sin agua? Mientras tanto, en una ciudad desigual, se construyen 143 torres de apartamentos que fueron aprobadas por la Municipalidad. Hay agua para construir torres, pero no hay agua para las colonias… Algo no está bien.

Se vencieron cerca de 6 millones de vacunas, que representa cerca de 350 millones de quetzales. Alguna vez soñando te preguntaste qué harías con un solo millón de quetzales. Y se perdieron 350 millones… Eso no está bien.

También, circuló en redes sociales un video de una parte del discurso de una diputada del Parlamento Europeo que toca el tema del problema de la justicia en Guatemala. ¿Por qué tiene ella más preocupación que nosotros? Las cosas desde afuera son más sencillas de observar, hagamos una revisión:

  • Sabías que el Mandato de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia en Guatemala venció hace 900 días y lo han alargado de manera ilegal.
  • Sabías que hay al menos 13 fiscales de Guatemala en el exilio.
  • Sabías que el Ministerio Público, en los últimos meses, ordenó la captura de al menos 5 fiscales anticorrupción.

Esos y más eventos son los que preocupan a la comunidad internacional y, ¡con razón! Un país sin certeza jurídica es un país peligroso para sus habitantes
Hablemos de política, porque el político recoge y maneja nuestros impuestos para invertir en el país o repartirselo a su familia y amigos. Meter la cabeza dentro de la tierra cual avestruz, no es la solución.

Mientras no reaccionemos, cada día nuestra gente está en peores condiciones. Las cifras de desnutrición solo aumentan, vivimos en un país con desigualdad extrema de esa que cuesta vidas y afecta la salud de las personas según Oxfam, la mortalidad infantil es 3 veces mayor en el 20% de la población más pobre. El 1% de las personas más ricas tienen los mismos ingresos que la mitad de la población del país, y como la cereza del pastel, una persona pobre tiene 38% menos probabilidades de acceder a la universidad.

La situación del país no es alentadora, por eso hablemos de política. Hablemos de política aunque sea incómodo, enterémonos qué sucede y encontremos de nuevo nuestra voz. Nuestros hijos merecen heredar un mejor país y a este paso… No va a quedar nada que heredar.


Por: Leo L. Torón

Química bióloga

Facebook: https://www.facebook.com/leonora.limatoron

Instagram: https://www.instagram.com/leoqb/

Correo: leonoralima@yahoo.com

Leo L. Torón

Química Bióloga.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba