Categorías

¿Intenciones o acciones?

¿Has creído algunas veces que hay personas exageradas que te hicieron un drama “por gusto”? Bueno, hoy te diré un secreto…es probable que te estuvieran juzgando por tus acciones y no por tus “intenciones”. Te explico. Si tu compañera de trabajo Bárbara te invitó a su Baby Shower el sábado, tú confirmaste, pero ese sábado amaneciste cansada, estaba lloviendo y pensaste “qué pereza salir hoy” o “igual Bárbara invitó a mucha gente y no se dará cuenta que falté” y de ese modo, simplemente decidiste no ir, pero luego el lunes, en la oficina, Bárbara está un poco más seria de lo normal y evita conversar contigo… lo más seguro es que Bárbara sí se haya dado cuenta que faltaste. De repente ella dejó de invitar a una prima o a otra amiga para invitarte a ti. De repente, Bárbara pagó tu refacción y hasta te tenía un recuerdito. Pero tú no llegaste.

Tu “intención” nunca fue maquiavélica. No amaneciste pensando “no iré al Baby Shower para que Bárbara se sienta mal”. No. Simplemente estabas cansada y en tu mente, inventaste excusas para no ir. Pero nunca avisaste o te excusaste con tiempo (ojo, avisar el mismo día tampoco cuenta). Pero en tu mente, ese lunes, pensaste: qué exagerada Bárbara. Aquí una verdad que te hará mucho más libre: “yo me juzgo por mis INTENCIONES, pero los demás, me juzgan por mis ACCIONES”.

Este es un principio de vida, que si lo entendemos y lo repasamos, nos dará luz en muchos aspectos y mejorará nuestras relaciones interpersonales. Difícilmente las personas hacen planes maquiavélicos para herir a otras, pero nuestra mente sí nos juega un peligroso truco en el que nos excusa, basada en nuestras intenciones y da pie a tomar acciones que no son correctas.

Te doy unos consejos para que no caigas en el juego mental de las intenciones:

  1. Busca ser congruente: que tu sí sea sí y que tu no sea no. Si las personas te piden ayuda, se vale pedir tiempo para ver si realmente las puedes ayuda y no contestar por educación SÍ y luego dejarlas tirada porque en el camino te diste cuenta que no podías hacerlo. Promete menos, cumple más.
  2. Busca ser una persona ética: basa tu vida en la regla de oro: trata a los demás como quisieras ser tratada. O a la inversa: no le hagas a los demás, lo que no quisieras que te hagan a ti.
  3. Respeta los sentimientos de otros. Si a ti algo no te ofende, no quiere decir que a los demás no. Considera los sentimientos de los demás y enfócate en la empatía.
  4. Ponte metas pequeñas, pero alcanzables: para vivir conforme a acciones y no a intenciones, sé consciente de lo que deseas lograr y enfócate en los pequeños pero constantes pasos diarios que puedes realizar para llevar a cabo tu meta.

Verás cómo harás un cambio genuino DESDE ADENTRO e iniciarás una manera de vivir más consciente, más basada en las acciones. Eso te llevará más lejos de lo que puedes imaginar.

Por: Yazmín Di Maio


Certified Coach Speaker and Trainer The John Maxwell Team

Correo: ydrelacionespublicas@gmail.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores