Categorías

La declamación contribuye en la formación integral de los estudiantes

La declamación es un arte que se inicia con las primeras expresiones de la cultura occidental. 
Desde que apareció la poesía comenzó también el arte de decirla. En las escuelas de Grecia y Roma se enseñaba a declamar. Los niños y jóvenes recitaban poesías para elevar los valores patrióticos y las virtudes humanas.  De este modo aprendían amar la belleza y formaban su espíritu, según Miriam Carmela Zavala Gómez.

Además, la declamación es la representación de la poesía mediante el lenguaje vivo. Tiene como elemento fundamental la palabra, la que se integra con la entonación, ademanes y armonía plástica del gesto. 
Beatriz Capizzano dice: La declamación es un arte auditivo, como la música.  Comienza siendo escuchado y acaba siendo hablado, pues el goce del ritmo y de la métrica, facilitan su memorización.

La declamación permite a los niños adquirir y desarrollar habilidades interpretativas y desarrolla la capacidad para comprender al prójimo, facilita la expresión emocional, alivia tensiones, socializa, sensibiliza según el sitio https://didacticalibre.org/la-declamacion-en-la-escuela/

 A través de la práctica de la declamación se permite encauzar la energía creadora, estimular la sensibilidad estética y el equilibrio emocional. Por su naturaleza la declamación se relaciona con las actividades de artes plásticas, la pantomima, la música, la danza. 
Los elementos relacionadores son:  el sonido, ritmo, movimiento, forma, color, línea. 
La declamación también se debe integrar con las áreas pedagógicas: Lógico – Matemático, Educación por el Arte, Personal Social, Comunicación, Educación Religiosa, Ciencia y Ambiente.

Decálogo de la declamación Infantil

  1. Seleccionar poesías infantiles con mucha gracia, aventura, travesura e ingenio.
  2. Tener en cuenta el ritmo, rima y lenguaje sencillo de las poesías.
  3. El docente debe tener un repertorio de poesías.
  4. El niño elige sus poesías con toda libertad.
  5. Las poesías verdaderamente provechosas para el niño son de distracción y placer.
  6. El maestro debe recitar las poesías a sus alumnos, nunca leer.
  7. Estimular a los niños con halagos, aplausos y pequeños       premios.
  8. Los niños muy tímidos, participarán en poesías de diálogo o teatralizadas.
  9. Solicitar el apoyo de los padres de familia.
  10. Tienen que aprender de memoria la poesía, para luego entrar con la mímica e impostación vocal.

La declamación como instrumento pedagógico – didáctico permite:

  • Ampliar el vocabulario y reforzar la memoria de los niños.
  • La adquisición de nuevos conocimientos en forma divertida y entretenida.
  • Romper la monotonía existente en las aulas escolares, al ser un recurso innovador, fácil de integrar con las diferentes áreas pedagógicas.
  • Facilitar el rol del docente, en lo referente a la búsqueda de materiales didácticos efectivos que contribuyan en el fortalecimiento y mejoramiento del proceso de enseñanza- aprendizaje.

Por Editora Revista Femenina

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores