Categorías

Mamás recogedoras de toallas

Por: Wendy Figueroa

“Las Mamás son portales Divinos, porque son el único transporte para llegar a la tierra”.

Cada etapa en la maternidad, lleva consigo cambios abrumadores, experiencias únicas, llenas de ilusión, alegrías, dudas y temores. Pero siempre recogiendo la toalla. Y ahora te explico el porqué.

En la etapa inicial del embarazo, las hormonas y las famosas náuseas matutinas son un desastre. El asquito por olores es desesperante, a veces, la vergüenza se hace a un ladito porque ganan las ganas de vomitar. La mejor opción es correr al baño, para luego sentirte igual, tiras la toalla y la vuelves a levantar.

Luego, la etapa de ver como tu cuerpo empieza a cambiar de forma, probándote mil y una ropa para ver con que te ves mejor, y no para. Tu panza llega a crecer tanto que dejas de ver tus pies, tus zapatos ya no te quedan, las estrías están por doquier y los calambres a mitad de la noche te hacen enloquecer. Duermes sentada, si logras dormir. Y que decir cuando se acerca el parto, contracciones, fuente, sudores, frío y calor. No quieres nada, y si fue cesárea ¡Ouch, que recuperación tan dolorosa! Los famosos entuertos, tus pechos se hinchan y te duele al alimentar. Tiras la toalla, pero la vuelves a levantar porque sabes que hay alguien más.

Al ver a esa personita que salió de ti, no dejas de admirarla, amarla, acariciarla, pero con ello, también esos terribles desvelos que no duran un par de días, sino muchos meses. Ya no sabes ni en qué día estás. No te importa cómo te ves, estás tan enfocada en tu bebé, que cuando se enferma, quisieras que su dolor te lo pase a ti, para no verlo sufrir. Tiras la toalla por la impotencia, pero la vuelves a levantar porque sabes que te necesita.

Ahora ya quiere caminar, ya inicia a comer, te preocupa que se vaya a lastimar, que quiera comer lo que le das, y que le haga bien. Sigues avanzando, viendo como inicia a socializar, el colegio, las tareas, las madrugadas, el bullying, la influencia de amistades y en eso se convierten en adolescentes. Te preocupas por su desarrollo, sus contestaciones a veces te dejan helada. Te das cuenta de cómo van tomando decisiones y forjando su destino. Clases de manejo, clases en la U, y luego, se enamoran. Tiras la toalla, saltas en ella y la vuelves a levantar, porque sabes que esto no se acaba acá.

Te conviertes en observadora de sus propios gustos, eres testigo de sus triunfos, de sus fracasos, te preocupas si no llega, si está en malos pasos, si trabaja, si no trabaja, si se casa, si no se casa, si se independiza, si no es independiente, tiras la toalla de frustración y la vuelves a levantar porque tu corazón está lleno de esperanza de que un día lo mirarás hacer sus sueños realidad.

Y todo esto, lo podemos multiplicar con cada hermanito que se sumó a la familia, es una bendición. Pero hay momentos donde quisieras poner pausa, mute, reset, y hasta desconectarte. Eso es tirar la toalla, lloras, gritas, cantas y descansas, y la vuelves a levantar.

Tú, mamá, que tiraste la toalla, una y mil veces por lo difícil que es, y que al recogerla te hincabas a orar, hoy te quiero honrar. Tú entrenador te dio la fuerza divina para continuar, porque, así como en las peleas en los cuadriláteros, donde el único que puede tirar la toalla es el entrenador, nos toca recogerla cientos de veces hasta que nuestro Hacedor diga que es el final.

¡GRACIAS MAMÁ! Por esa revolución de hormonas, ese dolor al parir, al lactar, ese cansancio a tanto desvelo, esa pena por cuidar, por alimentar, por guiar, por corregir, por disciplinar, por dirigir, por aconsejar, por observar y sobre todo por amar de esa forma tan incondicional, gracias por recoger la toalla y estar hasta el final. Eres el Portal Divino mejor dotado que ha habido, hay y habrá.


Es lindo escribirte, hasta una próxima…


Por: Wendy Figueroa

Licda. En Admón. de RRHH

Orientadora Familiar

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores