Familia y SociedadOut of this World

ME CASÉ CON MI SUEGRO

Yoly, hoy en día, es una mujer de 35 años, con un cuerpo bien trabajado por el gimnasio, sus ojos, sumamente grandes, con pestañas que parecen postizas, su hermoso cabello es negro, largo y rizado, tengo el gusto de conocerla desde pequeña, ya que es hija de una clienta y amiga.

Enrique y Yoly, fueron padres a los 16 años, de una hermosa niña, Cristy que, cuando tenía 6 años, empezaron a salir unos horribles moretones, en partes de su cuerpo, Conny, la madre de Enrique, pensando que su nuera golpeaba a la niña, la acusa directamente con su hijo.

Entre el Enrique y Conny le dieron una golpiza tremenda, que tuvieron que internarla, ya que perdió el conocimiento y tuvo un par de fracturas.

Nos cuenta Yoly “En cuanto logré salir del hospital, propiedad del hermano de mi suegra, donde no dieron parte a las autoridades, ni siquiera me permitieron comunicarme con mi familia, sin dinero, llegué a una pequeña panadería, les pedí ayuda, me prestaron su teléfono, llamé a mi madre, tenía su teléfono apagado, mi hermana, al ver número desconocido, no me contestó, pero había una persona que siempre me ofreció su ayuda, Jairo, mi suegro, quién en una ocasión me dijo que si lo necesitaba, él me apoyaría incondicionalmente, ya que sabía quién era su ex esposa y de lo que era capaz, lo cual sentí una exageración, porque ella era algo metiche, pero jamás había imaginado sus alcances.”

Yoly encuentra el número del negocio en una guía telefónica, al ponerse en contacto con Jairo, le explica lo sucedido, quien decide prestarle ayuda, le envía a una persona, para que la lleve con él y le ofrece apoyarla anónimamente, con la condición de no perjudicar a Enrique, ni a Conny, por los golpes que le habían dado.

“Preparo todo con una abogada, que mis respetos con el od¡0 al sex0 m@sculino.  Al llegar a mi casa, con una orden para el desalojo de Enrique, quien sin ningún tipo de resistencia se retiró, recuperando a mi niña.” 

La pequeña Cristy, empezó a demostrar decaimiento físico, poco apetito, lo cual hizo que su madre la llevara al pediatra, quien de inmediato la remitió al Hematólogo, quien después de una serie de exámenes, llegó a la conclusión que la pequeña Cristy tenía Leucemia linfocítica aguda, lo cual justificaba los moretones a los que injustamente le echaron la culpa a ella.

“Enrique y yo nos sometimos a unos exámenes, por lo que yo si era compatible con mi niña, para la donación de médula ósea, pero a pesar de los esfuerzos, después de 5 años, mi niña partió de este mundo, a lo que quedé devastada.”

Yoly cae en una depresión tal, que se vieron en la necesidad de internarla en un hospital, para poder tratar su caso, por supuesto, Enrique no apoyó en lo absoluto, pero sí Jairo, quien estuvo pendiente de ella, en todo momento y de absolutamente todos los gastos

Dos años después Yoly con 80 libras de peso, poco a poco se recupera, ingresa a un gimnasio, donde empieza a retomar su vida, pero le encuentra un gusto especial, que le proponen capacitarse y ser de las instructoras del mismo, a lo cual accede, empieza a ser independiente de nuevo, le propone el divorcio a Enrique, quien de inmediato se lo otorga, ya que tenía ya, una relación con una gran amiga de su esposa.  La casa de Yoly está frente al comercial donde se encuentra el Gimnasio, decide emprender con venta de accesorios deportivos, aprovechando el amplio espacio, vende comida baja en calorías, siempre dando sus clases, lo que la mantiene ocupada.

“Jairo era 18 años mayor que yo, pero su espíritu de alguien de mi edad, siempre estuvo a mi lado, como parte de mi familia, no sé en qué momento, no sé cómo, pero 4 años después de la partida de mi niña, nos dimos cuenta que estábamos involucrados sentimentalmente, pero por el parentesco con mi ex esposo, socialmente nos perturbaba.”

A pesar que ambos hacían todo para evitar sentir lo que llevaban dentro, Yoly queda embarazada, por lo que no les queda más remedio, que dar a conocer su relación, obviamente la familia política, se sintió incómoda en un principio, pero tuvieron que aceptar la situación.

“La persona que menos protestó, fue el mismo Enrique, quien, en apoyo a su nueva hermanita, fue el primero en dar el paso en acercarse a nosotros, enviando un hermoso regalo para mi pequeña Flor, un año después, nace Sebastián, quien tiene la misma edad del hijo pequeño de Enrique.”

Esta es una historia poco peculiar, pero es cuando podemos notar que cada persona que aparece en nuestra vida es con un propósito y aunque nos toca pasar momentos sumamente difíciles, todo va encaminado con el fin de hacernos mejores personas y llevar una vida plena.

Agradezco a Yoly, por compartir esta historia que, en un momento dado, fue muy polémica, fuera de lo común, pero podemos ver que nosotras las mujeres somos mágicas para salir adelante y enfrentarnos a los golpes que la vida nos dio.

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba