Categorías

Me pegó tanto, que dejé de sentir (II parte)

Los días pasaron y el tema no se tocaba ni de mi parte por cobarde ni de él. Cuatro meses después cumpliendo nuestro aniversario, me dijo “a partir de ahora todo va a cambiar”, en mi mente pasó que estaba arrepentido, pero no…. “y en qué va a cambiar” le pregunté. Creo que tu necesitas que te corrija puesto no te estás portando bien. Y allí, ese día en mi quinto aniversario iniciaron los golpes sin freno…

Mis días eran una pesadilla ya que no sólo era de noche si no a cualquier hora, el infeliz se salía del trabajo entraba a la casa somatando todo, me buscaba, me golpeaba y se marchaba a seguir con las obligaciones que tenía. A todo esto, abusaba de mí dos veces por semana de maneras horribles.

Pasaron cuatro años desde aquel día de la camisa. Yo ya no tenía amigos ni familia, puesto cada vez que alguien nos invitaba, él contestaba que no podríamos ir poniendo cualquier justificación, mis padres que residían en otro país no sabían todo lo que yo vivía y las veces que platicábamos muy pocas veces encendían mi cámara para que me vieran. Así pues, que el abuso y los golpes tuvieron su cambio, el cual pensé que esa pesadilla había terminado.

Una noche llego a casa y claro que cada vez que yo escuchaba la puerta abrirse, se pueden imaginar lo que sentía. Llega a la cocina y me dice “a partir de este momento no te corregiré más ni me acostare contigo”, y en mi mente estúpida me dije “se acabó esto”, pero no era peor lo que se venía.

Tres meses después donde realmente no habían existido golpes y abusos y una cordialidad que había olvidado, llega la noche y con la oscuridad el infierno. Él ingresa a la casa con dos amigos, con regalos, quesos, vino; yo escuchó las sonrisas, salí a saludar admirada de que alguien llegara de visita.

Él me presenta con sus demonios, ellos se ponen de pie, uno de ellos me abraza bastante fuerte y él otro con un saludo en la mejilla. Nos sentamos en la sala, me dan ambos un regalo cada uno, mi esposo me dice “ábrelos”, los tomo y abro; en el primero había ropa interior bastante sugestiva y en el otro solamente una tanga de color vulgar…”ve y ponte esto” me dice mi marido, renuncio a eso y le digo que no lo haré, así pues, que se ponen de pie los tres entre jalones y golpes me desnudan y sus “amigos” me violan.

Esto se repite dos veces por semana con el cambio adicional que ahora cuando él se iba a trabajar yo me quedaba en la casa, ahora estoy en mi residencia, pero amarrada de ambos pies y una mano sobre la cama, con comida rápida mal oliente para que ingiera. Afuera se escuchaba ruido de una persona que llegaba a limpiar la casa, claro está sin tener el acceso a poder ingresar a mi habitación, las dos veces que grite para que me ayudara, le aviso a él y pues saben o se imaginan lo que paso.

Pase en total 65 días de esta manera, hasta que mis padres al no tener razón de mí y de lo que me habría pasado, tomaron un vuelo, llegaron sin avisar, se topan con la persona que limpia el hogar ella les dice “en el cuarto del fondo” deja todo y sale corriendo, porque después también me enteré de que ella era abusada por él.

Así que mis padres llegan a la habitación donde estaba y encuentran un cuadro indescriptible. Me quitan todo lo que me privaba de libertad, mi madre me arropa, mi padre con enojo excesivo y una lágrima de fuego en su mejilla, me sacan de la casa, esa que un día imagine como hogar, y en ese momento inicia otra historia….

Continuará…

Por: Kurt Bendfeldt

Presidente Sholben Media

Facebook: https://www.facebook.com/kurt.bendfeldt

Instagram:  https://www.instagram.com/kurtbendfeldt/

Correo: presidencia@sholbenmedia.com

Sitio web: https://www.kurtbendfeldt.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores