Categorías

No hables tan alto que tus acciones no me dejan escucharte

  • “Tranquila amor. Te amo, no estoy con nadie más”. Ya no hay abrazos, hay palabras sin ánimo, sospechas algo.
  • “Soy un excelente trabajador”. Pero Luis sigue sin entregar el reporte.

Las palabras son valiosísimas. Logran convencer a las personas, logran mover multitudes, logran vender. Pero las palabras no tienen el mínimo poder ante algo mucho más grande: las acciones. “No hables tan alto, que tus acciones no me dejan escucharte” es uno de los dichos que más han permeado mi mente, porque explica claramente algo intangible. ¿Recuerdas esa vez en la que alguien hablaba y hablaba, pero en tu mente retumbaba la palabra “excusas”?

Piensa en esa ocasión en la que alguien te intentó convencer de algo, por ejemplo, que era una persona generosa. Pero tú sabías que guardaba para sí las cosas para no compartirlas. Tuve la oportunidad de recibir un mentoreo de unos empresarios estadounidenses de una cadena de restaurantes que se caracterizan por billonarias ventas y por tener un excelente servicio al cliente, pero más que nada, por tener un equipo de miles de personas que son algo espectacular. Imagina que esa empresa recibe 80 mil hojas de vida al mes, para ver si consiguen trabajo ahí. Pues ellos me enseñaron una verdad, sencilla, pero poderosa, que quiero compartirte: “en la vida, el único engañado, soy yo”. Y no hablo de infidelidades, hablo de apariencias.

Si eres gerente en una empresa y cuando entras, tus empleados se alinean pero cuando sales, respiran felicidad, hay algo que evidentemente para todos, menos para ti, está mal. Si entras a tu casa y el ambiente se pone tenso, pero sales y el ambiente mejora, hay algo que es necesario reconocer. Y si tú eres el espectador que ve cómo cambia el ambiente con ciertas personas, has visto la importancia de las acciones versus las palabras. Ojo con eso, no se trata de criticar al otro, se trata de interiorizar primero y ver qué pasa dentro de nosotros mismos. Lo primero que debemos buscar es NO ser esas personas que cambian un ambiente para mal cuando entran. Debemos buscar dentro de nosotros para ser coherentes, no perfectos, pero sí coherentes. Que mis acciones no varíen dependiendo de con quién estoy. Que mi sí sea sí y mi no sea no.

Aquí algunos pasos para reflexionar si estamos siendo coherentes:

  • No cambies la forma de tratar a las personas según su jerarquía o según lo que pueden hacer por ti. Trata a todos con amabilidad y respeto.
  • No ayudes a otros en base a lo que pueden hacer por ti: ayuda a todos, todas las veces que puedas.
  • Rodéate de personas que puedan hablarte de frente y te digan la verdad sobre lo que ven en ti. Pero para eso, dispón tu corazón con humildad, ya que todos tenemos puntos ciegos y para lograr ser mejores personas, necesitamos reconocerlos y ser intencionales en mejorar. Esto solo pasa si alguien te los dice. Aún de las personas que no son mis amigos o no me quieran y aunque una crítica no sea la más constructiva posible, puedo aprender y sacar lo mejor.
  • Piensa que cada día, con cada gesto, con cada palabra, con cada promesa, estás dejando una huella. Piensa acerca de cómo deseas ser recordada.
  • Recuerda: promete menos, cumple más. Es mejor no comprometerte a cosas, aunque sean pequeñas, que luego no sabes si podrás cumplir. No es lo mismo decirle a tu hijo que lo llevarás a comer helado el sábado, que levantarte el sábado y decirle “vamos a comer helado”. Porque si se lo adviertes con anticipación y luego, estás cansada y no deseas levantarte, quedarás mal con tu hijo.

Te invito a que DESDE ADENTRO, explores tu corazón y trabajes de manera intencional para ser la mejor versión de ti misma, con acciones, aunque sea pequeñas, pero constantes, que lograrán cambios trascendentales en ti y en quienes te rodean.

Por: Yazmín Di Maio

Certified Coach Speaker and Trainer The John Maxwell Team

Correo: ydrelacionespublicas@gmail.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores