Categorías

¿Para qué te sirven las redes sociales?

Por: Daniela Coronado

Todos tenemos claro que las redes sociales son plataformas digitales que funcionan como grandes herramientas para conectar con nuestra familia y amigos, encontrar información de nuestro interés o, simplemente, entretenernos un rato. También conocemos de las desventajas como las adicciones a redes sociales, que son muchísimo más comunes de lo que pensamos. Basta con ver cuántas veces al día desbloqueamos nuestro teléfono solo para ver instagram por 10 minutos, sin ningún motivo.

La realidad es que cada vez más dependemos de las redes sociales, no solo porque nos gusta ver las fotos de nuestros amigos o ver Tik Toks después del trabajo, sino porque para muchos, las redes sociales son parte de su trabajo. Nuestros estilos de vida involucran estas plataformas cada vez más y esto parece ser la nueva normalidad.

¿Te sirven las redes sociales?

Te pregunto, ¿cómo te sientes después de ver las fotos de las personas a las que sigues en Instagram? ¿O después de ver miles de Tik Toks? Hace un tiempo, mi respuesta a esta pregunta hubiera sido: triste, insegura o decepcionada. Constantemente me quedaba una sensación de que yo no era suficiente por el contenido que veía en mis redes sociales, no era suficientemente exitosa, no era suficientemente bonita, no era suficientemente activa, entre otras cosas. Es muy fácil compararnos, porque las redes sociales para la mayoría de personas son una manera de sentirse conectados y validados. No subimos una foto del peor día de nuestra vida, y si lo hacemos, seguramente fingimos que no lo fue o lo hacemos solo porque “salimos bien en la foto”.

Con el tiempo, todos hemos ido descubriendo las desventajas de las redes sociales, pero parece que ya no podemos separarnos de ellas. Quienes tienen emprendimientos tienen que tener las plataformas necesarias para darse a conocer y ofrecer sus productos o servicios. Quienes tienen portafolios profesionales también deben tener redes sociales actualizadas con sus datos y trabajos para ser contratados. Quienes usan su imagen para construir una comunidad y generar contenido, usan las redes sociales como su “lugar de trabajo”.

En fin, es imposible desprenderse. Y, honestamente, ¿quién quiere hacerlo? Son increíbles herramientas que permiten:

  • Comunicación inmediata con nuestros seres queridos
  • Sentimientos de conexión con amigos o familiares
  • Conocer nuevas personas con intereses o amigos en común
  • Entretenimiento inmediato y personalizado a nuestros gustos
  • Encontrar productos o servicios que nos gustaría adquirir
  • Aprender sobre los temas que nos gustan
  • Conectar con posibles clientes o empleadores

Las ventajas son grandes y, personalmente, aunque no me gustaría no tener redes sociales, aunque sí he aprendido muchas de las desventajas de estas. E incluso, he tenido que alejarme por grandes cantidades de tiempo por los problemas que las redes sociales trajo a mi vida sin que yo me diera cuenta.

Aprender para qué realmente sirven las redes sociales

En ese tiempo donde no usé redes sociales, aprendí varias cosas que me ayudaron a modificar mi perspectiva en cuanto a lo que eran estas plataformas para mí y para que me iban a servir. No nos limitemos a ser esclavos de nuestros teléfonos o a quedarnos sintiéndonos mal con las cosas que vemos día a día cada vez que abrimos Facebook, Instagram o Twitter. Aquí te doy mis consejos:

  • Identifica tus intenciones. ¿Te has preguntado porque vas a usar Tik Tok? Si no lo has hecho, este es un buen comienzo para ponerle límites a las redes sociales. Si usas cierta plataforma para entretenerte, está bien, pero es bueno saberlo para tener claro cómo quieres que te hagan sentir tus redes sociales y si están cumpliendo el objetivo.
  • Elimina todo lo que te haga sentir mal. Deja de seguir a personas o páginas que te hagan sentir mal. ¡Deja de torturarte! Si te sientes insegura porque te la pasas viendo personas con “el tipo de cuerpo que no tienes” o viajes a los que quisieras ir que te hacen sentir como “un fracaso”. Sea lo que sea. Deja de seguirlo. No le debes nada a nadie, no tienes porque ver contenido que te hace sentir mal.
  • Sigue cuentas que te hagan sentir bien. Y así como podemos eliminar lo que nos hace sentir mal, también podemos seguir lo que nos haga sentir bien. Busca el contenido que te gusta e interesa.
  • No te compares con lo que ves. De la mano con eliminar lo que nos hace sentir mal, también es importante recordar que lo que vemos en las redes sociales son las mejores partes de las vidas de otros, que con frecuencia, no son lo que parecen. No sabemos nunca qué hay detrás de lo que suben las personas a sus redes sociales.
  • Limita tu tiempo. ¿Alguna vez has revisado cuántas horas pasas en el teléfono? Evalúa cuánto de eso te sirvió y si quieres continuar con ese comportamiento. Otra vez, no seamos esclavos de nuestro teléfono.
  • Sé consciente de cada vez que abres una red social. A veces estamos aburridos y lo primero que hacemos es abrir X plataforma, solo porque sí. Pero terminamos desperdiciando 3 horas. Preguntate qué quieres hacer en la red social antes de abrirla.

Si aprendemos a usarlas de la manera que mejor nos conviene, las redes sociales pueden volverse nuestros mejores amigos. No dependamos de nuestros teléfonos y las aplicaciones, sino que hagamos que estas sean una buena forma de hacer nuestra vida más fácil.


Por: Daniela Coronado

Editora en Jefe de Revista Femenina

Correo: editora@sholbenmedia.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores