Categorías

¡Por favor, no más mensajes de voz!

Por: dpa

Enviar mensajes de voz en lugar de escribir o llamar por teléfono se está convirtiendo en algo normal. Esto lo confirman los últimos datos de WhatsApp: el mayor servicio de mensajería envía siete mil millones de mensajes de voz al día. Según la compañía, los usuarios pueden utilizarlos para “comunicarse con los demás de forma más rápida, fácil y también a un nivel más personal”. Sin embargo, los mensajes de voz no solo cuentan con aficionados.

En la vida cotidiana se puede observar que muchas personas se molestan cuando reciben mensajes de voz. Con el propio hijo, el nivel de tolerancia es quizás aún mayor. Pero todo lo que va más allá de la esfera emocional familiar más cercana se vuelve muy, muy molesto para la gran mayoría en algún momento.

“Los usuarios dicen que les gusta enviar mensajes de voz, pero no les gusta escucharlos. ¿Por qué? Grabar algo rápidamente mientras se hace otra cosa, de pie en la caja del supermercado o sentado en el coche, es muy fácil, pero escuchar un mensaje de voz requiere una acción”, explica Lembke. El problema es que la comunicación con mensajes de voz es asíncrona, es decir, llega con retraso: alguien los graba y los envía, otro los escucha posteriormente.

Si alguien no va a estar disponible transitoriamente y el asunto no es urgente, este tipo de comunicación “tiene mucho sentido”, y si se trata de hacer arreglos con muchas personas, la conversación telefónica sincrónica es más eficaz y productiva.

Algunas personas divagan un poco al grabar: El lenguaje hablado es menos planificable que el escrito. Se puede pensar en lo que se quiere decir de antemano, pero probablemente siga habiendo una discrepancia entre lo planificado y lo dicho. Mientras que con el texto se puede releer lo que se ha escrito y hacer cambios para que se adapte mejor al mensaje del destinatario, con el lenguaje hablado es más probable que uno se vaya por las ramas.

Algunas cosas ya se transmiten por los ruidos de fondo. Por ejemplo, oigo cuando una amiga está en una fiesta y suena la música. Esto me permite participar mucho mejor y percibir las emociones auténticas a través del lenguaje y así también sentirme más cerca de la persona. La persona no solo habla más, sino que también puede hablar un poco más rápido y con más melodía cuando está contenta. Esto significa que no solo puedo saber cómo se siente esta a través de la palabra hablada, sino también a través de la voz y el tono de la misma.

Reír, hablar más rápido, susurrar, hacer una pausa para pensar puede transmitir un mensaje. Sin embargo, acota, es importante que ambas partes estén de acuerdo con el canal elegido.  

Se aconseja tomar una decisión clara: Sí, quiero comunicarme así, o no, prefiero no hacerlo. Si digo que no quiero mensajes de voz, entonces puedo discutirlo por teléfono con quienes me envían algunos. Sin embargo, a mucha gente le cuesta tomar esa decisión.

Por: dpa

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores