Categorías

¿Por qué quiero estar delgada?

Por: Kurt Bendfeldt

Aunque en los últimos años los estándares de belleza han cambiado, todavía batallamos las etiquetas sociales que intentan categorizarnos como “las gordas” y “las flacas”. Los medios de comunicación y las redes sociales evitan usar términos ofensivos, pero siguen dándole una importancia innecesaria a la imagen y el peso de la mujer.

Mientras tanto, nosotras luchamos contra nuestras propias inseguridades intentando aceptar los rollitos o estrías naturales de toda mujer. Sin embargo, de vez en cuando es difícil no caer en la narrativa de “me voy a ver todavía mejor si bajo unas libritas” o “voy a comer saludable y tener el abdomen definido”.

Quizás algunas estén pensando: “¿qué hay de malo en querer bajar de peso?” Y la respuesta es: absolutamente nada. Es sano tener metas que cuiden de nuestra salud y que nos hagan sentir más seguras de nosotras mismas. El problema es que existe una delgada línea entre querer ser una mujer sana y querer ser una mujer delgada.

La mujer sana tiene una dieta balanceada, hace ejercicio de cualquier tipo todos los días, toma agua, evita alimentos procesados y altos en grasas, duerme 8 horas al día y evita bebidas alcohólicas en exceso.

Pero, la mujer sana también disfruta de sus comidas favoritas sin culpa, no se castiga cuando ha “comido mal”, come suficiente durante el día para evitar pasar hambre, pide lo que quiera cuando sale a comer con amigos, sabe que puede tomar lo que quiera con moderación y no se maldice por saltarse un día en el gimnasio.

En realidad, la mujer sana es muy diferente a la imagen que nos vendieron desde chicas. De hecho, la mujer sana no es delgada. Puede tener celulitis, estrías, músculos, áreas flácidas, rollitos y pancita.

¿Por qué esto no nos convence? ¿Cuál es la obsesión con ser delgadas? Bueno, la respuesta es ambigua. Hay miles de factores que han influido a que este sea el estándar actual de belleza, desde las revistas con las que crecimos hasta las celebridades actuales. La sociedad celebra a la que es delgada, aunque no sea una mujer sana.

Por esto mismo, hoy más que nunca te reto a que intentes cuestionar tus creencias con las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué quiero ser más delgada?
  • ¿Voy a ser más feliz si soy delgada?
  • ¿Valdrá la pena sacrificar mi salud por un estándar de belleza?
  • En el pasado, cuando intento ser como las demás, ¿me ha hecho más feliz?
  • ¿Puedo bajar de peso sin intentar ser delgada?

El mensaje principal es que nuestro peso no nos define, ni va a definir si somos felices o no. Recuerda que las mujeres delgadas también tienen miles de inseguridades, al final todas somos humanas. En vez de concentrarnos en bajar de peso, concentrémonos en por qué queremos bajar de peso y cuestionémoslo.


Por: Kurt Bendfeldt

Presidente de Sholben Media

Facebook: https://www.facebook.com/kurt.bendfeldt

Correo: presidencia@sholbenmedia.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores