Salud Femenina

¡PORQUE NO BAJO DE PESO! ¿PUEDE SER INFLAMACIÓN?

¡Aunque hago dieta, no bajo de peso! Esta es la frase que mucha paciente me dicen en la consulta. Esta es una queja habitual, mujeres que se exponen a dietas restrictivas en las que consumen pocas calorías, aun así, no disminuyen peso ni medidas.

Hace poco tuve la oportunidad de participar en un seminario sobre la inflamación crónica de bajo grado.  La inflamación crónica de bajo grado en pocas palabras es toda inflamación que persiste luego de la agresión o trauma a un tejido, este tipo de inflamación se le llama también inflamación estéril, ya que no la origina la infección con algún tipo de micro organismo patógeno, como bacterias, por ejemplo.  La exponente explicaba que todos manejamos cierto grado de inflamación ya que estamos expuesto a medio ambiente contaminado, el cual es agresión para nuestro organismo, pero lo mas importante es que todos consumimos alimento que muchas veces no son adecuado para nuestro cuerpo y que lo inflaman, dando el ejemplo del Gluten y el azúcar. El gluten es una proteína presente principalmente en trigo, cebada y centeno. Ustedes se preguntarán, ¿pero gluten he comido toda mi vida, lo mismo sucede con el azúcar, como es posible que esto nos inflame y que tenga que ver con la obesidad?

Durante los últimos años, varios estudios han sugerido que la obesidad se asocia a un proceso inflamatorio. De hecho, se ha considerado a la obesidad como una patología inflamatoria crónica de bajo grado, caracterizada por una elevación los niveles plasmáticos moléculas proinflamatorias.

En un estudio se habla de la lipoinflamación, o inflamación crónica asociada a la Obesidad, esto es motivo de interés actual por parte de la comunidad científica y deriva del conocimiento de las alteraciones y remodelado que se produce en el tejido adiposo, con la participación de múltiples factores y elementos implicados en todo el proceso. En otros artículos científicos, se habla de que una dieta rica en gluten promueve la inflamación crónica la cual alterara el ciclo de ciertas hormonas entre ella la leptina, que es la encargada de dar la orden de la saciedad y por lo tanto dejemos de comer en determinado momento ya que nuestros requerimientos se han cumplido. Además de eso también se explica que el gluten y el azúcar son pro inflamatorios es decir que promueven el aparecimiento de moléculas que participan en la cascada inflamatoria para el intestino, impidiendo así la correcta absorción de nutrientes que permitirán un organismo sano.

El tejido adiposo es un órgano endocrino y paracrino (lo que significa que secreta hormonas y al mismo tiempo estas participan señalizando y dando órdenes adecuadas en nuestro sistema) esto permite la liberación de una gran variedad de moléculas involucradas en el desarrollo de enfermedades crónicas, debido a su efecto directo o indirecto en la resistencia insulínica y a la inflamación. Por otro lado, la dieta puede influir la expresión y la secreción de estas moléculas en diferentes tejidos, lo que afecta al estado inflamatorio. Así que no es difícil entender la relación que estos alimentos pro inflamatorios influyen en el desarrollo de la obesidad y el sobre peso.

Ahora sabemos que la lipoinflamación es un factor muy influyente en los trastornos de peso. En mi experiencia como médico, he visto que mis pacientes mejoran mucho los procesos inflamatorios incluso bajan de peso de una forma sana al restringir gluten y azucares agregados, ojo que restringir no significa quitarlo definitivamente, es solo disminuir un buen porcentaje de su consumo, también es importante mencionar que para muchos individuos el gluten no causa inflamación.

Mi recomendación es que, si quieren iniciar un proceso para bajar de peso, se sometan en primer lugar a restricción de gluten y azúcar, esto ayudara a desinflamar su organismo y con este paso tan importante se sometan a un plan nutricional supervisado por un profesional y a un régimen de ejercicio adecuado para su constitución, esto hará que su proceso de perdida de peso sea sano y de forma permanente.

304 días después del inicio de este año, nos damos cuenta que no es la dieta, es que continuamos inflamándonos, pero que eso tiene solución, disminuyendo la lipo inflamación no solo bajamos de peso, remodelamos nuestra figura, pero lo mas importante es que damos un paso más en la construcción del ser humano sano y feliz que deseamos ser.

Un abrazo al alma a todas esas mujeres que llevamos 304 días más, de transformación.

Por: Dra. Gabriela Miranda
Medicina Biomolecular
Facebook:https://www.facebook.com/dra.gabymirandat
Instagram:https://www.instagram.com/dra.gabymirandat/
Correo: gamirato@alejandra-arriaga

Dra. Gabriela Miranda

Médico y cirujano, especialista en Medicina Biomolecular.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba