Categorías

¿Sabías que existen vacunas para los trabajadores?

La inmunidad en los últimos años ha sido tema de conversación dentro de la población. En el humano la inmunidad o defensas contra muchas de las enfermedades la podemos obtener de manera activa o pasiva.

La inmunidad activa es aquella que nuestro cuerpo adquiere cuando desarrolla la enfermedad, mientras la inmunidad pasiva la obtenemos mediante las vacunas o en la lactancia materna. De las dos formas la reacción de defensas queda guardada en la memoria de nuestro cuerpo, esta se llama “memoria inmunitaria” y se activa al detectar el ingreso del virus en nuestro organismo, evitando que desarrolle la enfermedad, disminuyendo los síntomas y sus secuelas.

Las mujeres sabemos más de vacunación, pues después de la población pediátrica, pertenecemos al grupo al que se enfocan los programas del Ministerio de Salud. En la etapa de la maternidad, muchas volvemos a tener contacto con las vacunas por el riesgo de algunas enfermedades que afectan la salud tanto de la mamá como la de los fetos.

Después del parto, en la etapa de madre lactante, somos las designadas en la mayoría de los casos a estar pendientes de la vacunación de nuestros hijos. Sabemos que, cumpliendo el esquema asignado a los niños, evitamos que prosperen enfermedades de manera severa y que puedan dejar secuelas en su desarrollo.

Con la pandemia recién vivida nos dimos cuenta que las vacunas pueden salvar vidas no solo de niños sino también de adultos y se abrió una ventana que teníamos olvidada, porque tradicionalmente creemos que la inoculación es propia de los niños, cuando en realidad no lo es.

Los adultos también nos enfrentamos a enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, al enfocarnos al trabajo y en nuestras responsabilidades como padres olvidamos que nuestra salud también es importante. Comúnmente creemos que por haber sido vacunados de niños ya no necesitamos más aplicaciones inmunológicas.

Los adultos son importantes dentro de cada familia porque lleva el sustento a los hogares, no digamos para el país, debido a que mueve la producción empresarial, lo que no visualizamos es que un trabajador enfermo tiene un impacto negativo en la productividad de las empresas, a nivel familiar la economía sufre un desequilibrio y un efecto emocional negativo tanto para el enfermo como a los dentro de los miembros de la familia o personas con las que vivimos.

Durante la pandemia recién pasada en muchos países el COVID fue catalogado como una enfermedad profesional debido a que muchos trabajadores del sector de salud se contagiaron en sus lugares de trabajo, como es el caso de los médicos, enfermeras, personal de limpieza de los hospitales, terapistas respiratorios y químicos biólogos por mencionar algunos. No obstante, no solo este personal de salud tiene riesgos de adquirir enfermedades en sus puestos laborales, sino que existen otras profesiones que también tienen este tipo de riesgos, porque tienen contacto con virus, hongos y bacterias a los cuales llamaremos “Riesgos Biológicos”.

El riesgo biológico existe en diversos trabajos, muchas veces el trabajador no está enterado, cuando se enferma se da cuenta del peligro al que se encuentra expuesto y que en cualquier momento puede afectar la salud y su rendimiento laboral. El personal de limpieza es uno de los grupos laborales en alto riesgo,  ellos realizan tareas con peligro a la salud por el contacto con fluidos corporales, muchas veces sin un equipo de protección que minimice el contagio, con  las tareas de  lavar baños, limpieza de superficies y contacto con basura. Este trabajador puede adquirir Hepatitis A Y B, Covid-19 e Influenza, por mencionar tan solo algunas afecciones, por tal razón deben estar vacunados con las vacunas correspondientes.             

Las personas que laboran en la crianza de animales como pollos, cerdos, vacas o cualquier otra especie tienen riesgo de contaminarse por el ambiente en que se encuentran laborando, en este grupo podemos aplicar vacunas como la TDAP (tétanos, difteria y tos ferina), la vacuna contra la Influenza y la antirrabica.

También existen profesiones que por la naturaleza de sus actividades deben viajar a diferentes países o áreas en las que se tienen enfermedades endémicas, tal es el caso del virus de fiebre amarilla, dengue, hepatitis e influenza.

El personal que brinda atención al cliente debe tener por lo menos la vacuna de influenza y Covid-19. Los trabajadores que laboran en áreas con polvos, temperaturas bajas o con partículas son propensos a alergias o enfermedades respiratorias es prudente aplicarles la influenza, Covid-19 y Neumococo.

Los docentes en los niveles de preprimaria y primaria, quienes tienen contacto con los alumnos trasmisores de varias enfermedades como las paperas, sarampión, rubeola, influenza y neumococo, deben aplicarse las vacunas correspondientes. Es importante vacunar a los adultos ya que con el paso de los años sus defensas disminuyen por la edad y el envejecimiento natural del sistema inmunitario es inevitable.

Así podríamos mencionar muchos grupos de trabajadores que deben cumplir con algún esquema de vacunación con el que se pueden prevenir muchas enfermedades. Los empleadores deben considerar a las vacunas como un aliado para la salud en los ambientes de trabajo, con esto tendrán trabajadores sanos, menos ausentismo laboral y mayor productividad.

La mejor evidencia de la efectividad de las vacunas fue la vacunación masiva contra el Covid-19, cuando se alcanzó un porcentaje considerable de personas vacunadas, disminuyeron los contagios, los efectos o secuelas y la mortalidad.

Aunque las enfermedades sigan presentes, con las vacunas podemos realizar una vida cotidiana y sin ninguna limitación para poder seguir trabajando, si aplicamos esquemas de vacunación en adultos, veremos lo beneficioso que es para el trabajador, la empresa y el país.

Por Dra. Telma Lucrecia Hernández Morales

MSC en Salud Ocupacional

luhernandezda@gmail.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores