Categorías

Señales no tan comunes de desórdenes alimenticios

Por: Daniela Coronado

Los desórdenes o trastornos de la alimentación son todas las enfermedades relacionadas con una conducta alimentaria que causa un impacto negativo en la salud. Se caracterizan por fijaciones u obsesiones extremas con el peso, la comida y/o la figura que se suelen manifestar en la adolescencia o primeros años de la adultez, aunque también pueden manifestarse a cualquier edad.

Tipos de desórdenes alimenticios

  • Anorexia nerviosa.
    • La persona mantiene un peso corporal exageradamente bajo, tiene un miedo descontrolado a subir de peso y tiene una visión distorsionada de su cuerpo. Limita su ingesta de calorías de manera dramática y también puede que recurra al ejercicio, laxantes o suplementos dietéticos para bajar de peso.
  • Bulimia nerviosa
    • La persona sufre de episodios donde come más de lo que necesita para luego purgarlo en un intento de controlar su alimentación. Puede que también limite su ingesta de calorías diarias lo cual lleva a más episodios donde se ingiere de más y luego se deshace de las calorías extras, ya sea provocando su propio vómito, tomando laxantes o ejercitándose excesivamente.
  • Trastorno alimenticio compulsivo
    • Similar a la bulimia, la persona sufre de episodios donde come en exceso y pierde el control sobre su alimentación. Puede que coma rápido, coma más de lo esperado o que coma, aunque no tenga apetito. Esto viene acompañado de sentimientos de culpa, vergüenza y enojo.
  • Trastorno de rumiación
    • La persona regurgita los alimentos que ingiere, ya sea intencional o no intencionalmente. La comida vuelve a la boca y la persona, vuelve a tragarlos o los escupe.
  • Trastorno por evitación
    • La persona evita comer, ya sea por características sensoriales de la comida como el olor, la textura o el color, o por miedos al comer que no sean temor a subir de peso. Por ejemplo, miedo a atragantarse con comida.

Hemos oído hablar de algunos de estos trastornos, e incluso, los vemos representados en películas o series. Conocemos las señales obvias o las dramatizaciones exageradas de los desórdenes alimenticios, sin embargo, algunos no estamos conscientes que estos tienen señales menos obvias y son más comunes de lo que creemos.

-Una persona puede tener un desorden alimenticio y tener sobrepeso, o verse “normal”.

-Una persona puede tener un desorden alimenticio y comer comida chatarra.

-Una persona puede tener un desorden alimenticio y no estar diagnosticado.

Existen muchas conductas alimentarias que han sido normalizadas, pero que representan un riesgo para la salud de las personas. Además, las mujeres deben estar conscientes de las presiones sociales que existen que las ponen en mayor riesgo de trastornos de la alimentación.

¿Ya leíste: Causas de la depresión: 5 hábitos que nos deprimen?

5 señales de un desorden alimenticio de las que no se habla:

  1. Comerse la comida de los demás. Si a donde vas, pides de comer, ya sea tus amigas, compañeros de trabajo o familiares, significa que no estás comiendo suficiente. Además, significa que estás limitando la cantidad de comida que consumes por algún motivo.
  2.  Tiras la comida para evitar comértela. En vez de guardarla, la tiras, porque no quieres consumir más calorías o porque no puedes controlarte y crees que te la vas a acabar toda, aunque no tengas hambre.
  3. Haces ejercicio para “compensar” por lo que comiste. Esta es uno de las señales más comunes, pero de las más normalizadas. Pues, aunque hacer ejercicio es genial, sentir que debemos hacerlo para “bajar” las calorías que ingerimos no es normal.
  4. Pensar en comida todo el tiempo. Hay quienes les encanta comer, y no hay nada de malo en eso. El problema está cuando los pensamientos de comida interrumpen con nuestras tareas diarias o nuestros planes.
  5. Sentir culpa al comer. Otra señal muy normalizada con frases como: “Si como algo que no sea ensalada, entonces no puedo comer postre” o “que horror, me comí 4 galletas”. Como si comer fuera malo.

Si reconoces alguna de estas señales en tu vida, toma precaución. Los desordenes alimenticios no son enfermedades que tiene la gente “muy delgada” o si “nunca comes”, de hecho, son comunes y cualquiera puede ser víctima de ellos. Recuerda que nuestros cuerpos necesitan comer.


Por: Daniela Coronado

Editora en Jefe de Revista Femenina

Correo: editora@sholbenmedia.com

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores