Familia y SociedadSalud Femenina

¿Será que podré amar a mi segundo bebé con la misma intensidad?

Noviembre es uno de los meses más melancólicos del año, cambia el clima, cambia el ambiente, la decoración, empezamos a hacer checklist de las metas cumplidas y de las que no, pero, ¿Cuando se es mamá nueva, de verdad se puede hacer esto?...

Este año me convertí en mamá por segunda vez, y aunque, el gran porcentaje de personas celebramos este acontecimiento, no nos damos cuenta en realidad de los sentimientos que hay detrás de una madre-no-primeriza.

Cuando supe que estaba embarazada por segunda vez, por supuesto que mi esposo, mi pequeño hijo de dos años y yo nos alegramos muchísimo. Sabía que estaba sumamente feliz, pero tenía miedo de no saber cómo amar a este nuevo bebé.  Uno no sabe en realidad sí es cierto esto de que “ el corazón se agranda” o “el amor se multiplica”. Simplemente llevas tus días sintiéndote agotada y con malestares amando a tu primer hijo, y aunque, agradeces que te digan que todo va bien con el chiquitín en la panza… no sabes en realidad que tanto se te va a dar ese amor al nuevo bebé.

Todo es una incertidumbre y si dices que dudas de tu capacidad de amar, te juzgan, te critican y uno simplemente prefiere callarse, pero mamás, es la verdad, por muy correcta y linda que seas, siempre dudas de ese nuevo amor. Aunque ya fuiste madre una vez, para la mayoría de personas, ya eres una madre experimentada y sí, puede que sepas muchas cosas y hayas perdido muchos temores, pero no sabes cómo es atender a dos.

“No sé qué es esto de compartir corazón”, “no sé qué voy a hacer cuando los dos lloren a la vez, cuando los dos me necesiten”. Eran de las frases que más me resonaban en el embarazo. Pasé casi nueve meses pensando en esto y te digo, hasta que no vi a mi pequeña bebé y no la escuché llorar, no me di cuenta de cuánto la amaba ya.

Sí, sí es cierto que el corazón de una madre es capaz de sentir felicidad y tristeza a la vez, y eso lo viví los primeros días de nacida de mi segunda bebé. Ver a mi nene grande, tan grande, ver a mi corazón derretirse por una pequeña completamente dependiente de mi, y derretirse por un niño que ya se subía y bajaba sus calzoncillos para ir al baño… era llorar de tristeza y emoción a la vez.

El corazón de una madre se agranda y se multiplica, el corazón y el alma de una mamá de uno, dos, cinco, siete hijos, vive y se alimenta de estas emociones para crecer, madurar y para vivir.

Aunque no lo creamos, esos nueve meses el corazón se prepara para la llegada de ese nuevo amor, esos sentimientos de miedo, temor, inseguridad, solo le darán más fuerza e intensidad a ese amor de mamá nueva.

Mamá, no calles ningún sentimiento, sea de miedo, de emoción, de frustración solo tú sabrás la forma correcta de amar, de comprender y atender a tus hijos, porque nadie en este mundo, será mejor que tú para tus hijos. Solo tú.

El único check  que vale y que tienes que poner en tu listado de metas cumplidas, es que sentiste con toda la fuerza y amaste el doble que lo hiciste ayer.

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Botón volver arriba