Categorías

Si quieres superar a tu ex, esto es lo que debes evitar

Por: Patricia Rodríguez

Cuando una relación termina, es difícil no sentirnos mal. Todos sentimos que nuestro corazón va a explotar de dolor y que jamás vamos a poder superar a esa persona, que no queremos a nadie más que no sea él. Creemos que no vamos a encontrar a nadie más, cuando sabemos que existen millones de peces en el agua.

Sabemos que en ocasiones el amor duele, y si duele, no es el amor de tu vida. Existen casos con éxito, si no, no habría personas casadas por más de 50 años. En ocasiones el amor y las relaciones de pareja no resultan como uno espera. Igual, no podemos pretender pasar por la vida siendo siempre ganadores.

Del dolor y los errores se aprende, el proceso de superación puede ser un tanto largo y difícil, pero todo se puede lograr, el tiempo es el mejor aliado. La ayuda de amigos y familiares, también es algo muy fundamental e importante en este camino.

Hablaremos de algunos errores que tienes que evitar cuando acabas de sufrir una ruptura amorosa.

Pretender tenerlo como amigo: es algo descabellado, complicado y triste. Esto ocurre de forma muy seguida, aún estarás sintiendo lo mismo por él y costará superarlo. Será muy feo no poder ser la misma de antes, salir con el e incluso celarlo, todo será incómodo.

Empezar a salir con alguien: eso de sacar a un clavo con otro clavo, no es recomendado. Querrás hacer las mismas cosas con tu ex y demás. Lo mejor es sanar para luego pensar en una relación.

Idealizar al ex y a la relación: en ocasiones los tenemos en un pedestal, olvidamos sus defectos y piensas que es perfecto todo a su lado, La realidad es que en el enamoramiento no somos capaces de ver esos aspectos desagradables de la persona que amamos.

Sí, posiblemente se vivieron momentos muy especiales e inolvidables, pero no fue un amor perfecto. Entre más rápido nos demos cuenta de esto, más acelerado será el proceso de sanación.

Suponer que la ruptura no será dolorosa: No entramos en una relación previendo un futuro desastroso. No es que visualizarlo evite que experimentemos el dolor que se sufre, menos si aún se quiere a esa persona.

Dar por finalizada una relación duele porque tenías muchas expectativas puestas en la pareja. Al no verse cumplidas esas expectativas es cuando surge el sufrimiento.

Sentirte culpable: al terminarse una relación sentimental, puede ocurrir que pienses que es tu culpa. Atribuyes el rompimiento a algo que hiciste o dejaste de hacer.

Esto es ponerte la responsabilidad de una relación que se supone es de dos personas, sobre tus hombros. Si las cosas empeoraron a un punto que la única salida fue la ruptura, la responsabilidad es de ambas partes.

Por: Patricia Rodríguez

Editora en jefe de Revista Femenina

Correo: editora@alejandra-arriaga

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores