Categorías

Transformando mi legado

Por: Wendy Figueroa

Alguna vez te has puesto a pensar: cómo te gustaría tu funeral, qué te gustaría que dijeran de ti, qué te gustaría escribir en tu epitafio o cómo te gustaría que te recordaran los que te conocían de cerca.

Cuando estudiaba para ser orientadora familiar, nos pusieron a hacer este ejercicio. A pesar de lo fuerte que fue hacerlo, me salió muy lindo por como lo imaginaba e idealizaba. Sin embargo, hace unos días, mi papá falleció y mientras se estaba preparando el funeral, la persona encargada estaba haciendo un homenaje de amor con un video y frases que mi papá solía decir. Cuando nos preguntó a cada una las frases que él solía decirnos, fue como un balde de agua fría para mí.  No porque lo que él nos decía fuera malo, sino porque recapacité y me di cuenta de las frases que dirían mis hijos de mí si yo muriera hoy.

Ya leíste: ¿Qué pienso de mí misma?

Generalmente, uno recuerda lo que más le repiten. Y he de confesar, que lejos de decir las frases que idealicé en aquel ejercicio, las frases que se me venían eran: lávense los dientes, arreglen su cuarto, coman sus frutas, coman sus verduras, ya hizo sus tareas, dé las gracias, salude, te amo, etc.

Sinceramente, no se parece nada a lo que imaginaba cuando hice el ejercicio, excepto por la frase “te amo”. La muerte nos puede sorprender a todos y no da tregua para que uno pueda pedir hacer cambios. No te regala ni un solo minuto para que regreses y cambies lo que hubieses querido decir o hacer, como un abrazo más prolongado, como un “te amo” y un beso largo. He de estar sensible aún, pero el tiempo se hace tan corto cuando sabes que no volverá. Es por ello, la importancia de vivir el presente. No entendemos el valor de los momentos hasta que se han convertido en recuerdos. Sé intencional y provoca los recuerdos que deseas dejar como legado a los que amas.

Hoy tienes la oportunidad de trasformar tu legado en todas las personas que te encuentras en tu camino: con una sonrisa cálida, buenos modales, valores, principios, respeto, amabilidad.  No desperdicies el tiempo con distracciones o peleas que no valen la pena, demuestra a los que amas el valor que tienen para ti: con detalles, tu tiempo, palabras de ánimo, tus comidas, tus caricias, tus carcajadas, tu fe, todo cuenta.  

Todo queda cuando nos vamos, si es bueno, así lo recordarán. Y si es malo, aún tienes oportunidad de transformarlo, porque te recordarán, no por la forma en la que te irás, sino por la forma en la que viviste e influiste en los demás.

Es lindo escribirte, hasta una próxima…

Descubre más de Wendy Figueroa aquí.


Por: Wendy Figueroa

Licda. En Admón. de RRHH

Orientadora Familiar

proyectos

Comparte la nota en tus redes sociales

Nota escrita por:

Danos tu opinión

Deja el primer comentario

Patrocinadores

Categorías

Fisioterapia, Estetica, Rehabilitacion

Patrocinadores