Desde Adentro

¿Sabes cómo hacer rutinas saludables en el hogar?

Cada inicio de año es una oportunidad para repensar tus prioridades y tomar decisiones. Iniciamos con mucho entusiasmo y, a medida que los días transcurren, nos topamos con que la rutina, los horarios establecidos y los objetivos que nos propusimos no eran tan fáciles como parecían. Eso es totalmente normal.

Lo importante es no aturdirse, solo debes sentarte a hacerle cambios al plan y ponerlo a prueba. John Maxwell dice que si sentimos que el tiempo no nos alcanza debemos examinar tres cosas: nuestras decisiones, nuestra agenda y nuestras prioridades.

Ahora que ya tienes tus objetivos del año, prioridades de vida, y agenda lista me permito darte los siguientes consejos:

  • Realiza listados de tareas antes de agendar la semana. Cada domingo por la noche examina tu listado e intenta encontrar actividades que puedas delegar o unificar. Al agendar siempre empieza con las actividades que demanden más concentración o energía.  A media semana planifica romper un poco la rutina para mantener la motivación. Por ejemplo, en mi casa los jueves a por la noche es día de película y es el único día donde disfrutamos comer en la sala.
  • Incluye a tus hijos en la planificación de actividades del hogar pidiéndoles ideas e involucrándoles en las actividades. Eso les hace sentir importantes y te ayudará a maximizar tu tiempo. Toma el fin de semana para explicarles a tus hijos cómo deben realizar esas actividades para que las cumplan con mayor facilidad durante la semana. Agradéceles cada semana por toda la colaboración.
  • Mantengan las rutinas en días hábiles.  Es necesario que todos cumplan con horarios para levantarse, comer, estudiar o trabajar, y actividades de ocio. Para los niños pequeños, el poder saber lo que viene después y tener claros los horarios de estudio, alimentación, o juego les brindan paz y seguridad. 
  • A la mayoría de niños les encanta utilizar alarmas porque se sienten más independientes.   Por otro lado, si tus hijos ya poseen teléfono celular es aconsejable que lo dejen cargando por las noches en el cuarto de los adultos, para que puedan descansar mejor.
  • Organiza un menú mensual para desayunos y almuerzos. No te imaginas el tiempo que ahorras sabiendo lo que vas a cocinar el día siguiente. Por supuesto que debes ser flexible para improvisar cuando te falte algún ingrediente.
  • Encuentra un lugar específico para estudiar diferente al de juego. El cerebro se va a programar a que ese lugar es para el aprendizaje y la concentración será mucho más rápida. Un pizarrón en la pared para planificar el día o la semana y que tus hijos vayan tachando lo que se va completando les motiva porque visualizan sus logros.
  • Apóyate con recursos visuales. Los calendarios mensuales en un lugar donde todos puedan verlo ¡son lo máximo! Allí puedes escribir actividades que no se hacen todos los días y los responsables no las olvidarán.  Nosotros lo tenemos en la cocina y nos funciona muy bien.

Para finalizar, haz un chequeo y observa si tomaste en cuenta lo siguiente: ejercicio mental, físico, y espiritual, alimentación saludable, horas de sueño, tiempo en familia y tiempo personal.

Por acá te comparto una rutina muy bonita por Mauricio Benoist, coach de Programación N Neurolingüística, quien asegura que si hacemos lo siguiente cambiaremos nuestra vida.

  1. Levántate temprano.
  2. Agradece tres cosas.
  3. Entrena tu cuerpo.
  4. Planifica tu día.
  5. Lee un libro.
  6. Comienza.

Recuerda que cada familia es diferente y posee diferentes valores e intereses, así que habrá actividades que te funcionarán y otras que no. Te invito a que intentes, una por una, cada una de las sugerencias que te doy. Lo peor que puede pasar es que no te funcione una y pases a la siguiente o empieces a intentar rutinas que tengan tus familiares o amigos.

No te quedes con el síndrome de la locura del que hablaba Albert Einstein: “Locura: hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”.

No te alarmes, no te preocupes, no te desesperes, no estás sola.  A tu lado estamos todos los padres y madres que queremos lo mejor para nuestros hijos y por eso nos examinamos para poder ser la mejor versión de nosotros mismos. No somos superhumanos cometemos errores y eso es inevitable.

Lo esencial es enseñarles a nuestros hijos, con nuestro ejemplo, que los valores humanos son importantes, que debemos ser valientes y adaptarnos al ambiente, y que los errores son los peldaños que nos ayudan a llegar a nuestros objetivos felizmente.

Meiby Argueta de Pérez

Psicóloga URL, Catedrática de UNIS

Certificada en Educación Montessori (Canadá)

Master en Educación (España) y en CCSS (Flacso)

Fb: https://www.facebook.com/Montessori-4U-100163651633215

 

Revista Femenina

Revista Femenina Digital es el principal medio de comunicación hecho por y para mujeres en Guatemala.

Publicaciones relacionadas

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba